• El pacto firmado por Sánchez y Rivera contempla destinar 7.000 millones a paliar la exclusión y la pobreza.
• La medida sería financiada en su mayor parte por el ahorro de suprimir las diputaciones, cifrado en 5.000 millones.
• Sin embargo, un cálculo interno del PSOE estima que tal reforma no liberaría en las arcas públicas más de 1.000 millones.
• El gran reto de ambos partidos es conseguir la credibilidad que la aritmética parlamentaria les resta.

“El plan de choque distribuirá 7.000 millones de euros para un Ingreso Mínimo Vital y un Complemento Salarial Garantizado”. El pacto firmado ayer por PSOE y Ciudadanos recoge esta medida como solución para combatir “la pobreza y la exclusión”, suministrando las citadas renta y complemento a personas sin recursos y trabajadores con sueldos precarios, respectivamente. Fuentes de Ciudadanos explicaron que el fondo se destinará “al 50%” a una y otra propuesta, mientras desde el PSOE aseguraron que “no está cifrado” el reparto. La gran pregunta, en cualquier caso, es de dónde saldrán esos 7.000 millones. Y ahí las cuentas empiezan a no cuadrar.

La formación naranja asegura que se financiará con el aumento de la recaudación del Impuesto de Sociedades que provocará la reforma del mismo (2.000 millones adicionales) y con el ahorro que supondrá la eliminación de las diputaciones provinciales. La primera parte podría salir como calculan, pero la segunda se antoja inverosímil.

Socialistas y naranjas prevén reformar el Impuesto de Sociedades para recaudar 2.000 millones más

En cuanto al IS, la previsión para 2015 es que las arcas públicas se hayan embolsado por esta vía no más de 19.000 millones. C’s asegura que la media en los países de la OCDE sube hasta los 25.000 y el acuerdo Sánchez-Rivera se propone cambios para “aproximar la recaudación por este tributo en España a la media de la zona euro”.

La reforma no aparece detallada, pero ambos partidos han explicado que consistirá fundamentalmente en eliminar las deducciones a la gran empresa al tiempo que se le rebaja el tipo del 30% al 15-20%. De este modo, se acabará con el mecanismo que permite a esas compañías tributar por el 6-7% y acercar “los tipos efectivos a los nominales”. Las cuentas en este apartado serían, pues, perfectamente realistas.

No es así en el caso de las diputaciones. Su transformación en “consejos provinciales de alcaldes” ahorrará, según el partido naranja, 5.000 millones de euros. Unidos a los 2.000 adicionales del IS, aportan los 7.000 necesarios para el plan de emergencia social. El pacto incluye otras vías adicionales de financiación, como crear un impuesto para las grandes fortunas o recuperar lo perdonado en la amistía fiscal, pero también recoge partidas con gasto añadido, como una bajada del IVA cultural que supondría 200 millones al año. La financiación del plan de emergencia social viene del nuevo IS y de la supresión de las diputaciones, explican fuentes negociadoras del pacto.

Eliminar “el aparato burocrático”

Pero el presunto ahorro de convertir las diputaciones en consejos de alcaldes está más que en cuestión. En la práctica, se mantendría buena parte de la estructura y recursos de las diputaciones. Esto C’s lo admite y asegura que el funcionariado, por ejemplo, “sería reasignado” y que habría “prestaciones de servicios que no se verían afectadas”. Subrayan que de lo que se trata es de “disminuir lo que el ente gasta en sí mismo”, de eliminar “todo el aparato burocrático”. Manejan una cifra de gasto total de 25.000 millones, que ven viable dejar en 20.000 tras la reforma. Todo ello “en el primer mes de la legislatura, para liberar esos recursos lo más rápido posible”.

Sin embargo, el PSOE estimó en 2011 que tal ahorro sería de en torno a mil millones. Alfredo Pérez Rubalcaba llevó la medida en su programa en términos idénticos a los acordados ahora por los negociadores socialistas y naranjas, aunque no veía necesaria a reforma del a Constitución para implementarla. La transformación de las diputaciones en consejos de regidores, aseveró el entonces candidato a La Moncloa, supondría liberar el 20% del presupuesto de la administración provincial (estimado en 6.000 millones).

C’s admite que las cuentas habría que defenderlas en Bruselas, donde ya desconfían del actual presupuesto

El 30% del mismo, según este partido que ha gobernado en casi todas las diputaciones de España y hoy tiene 18 presidencias provinciales, sería en gran parte prescindible. Los salarios de los cargos políticos (1.037 diputados) y de los asesores, así como los destinados a protocolo, parque móvil, publicidad, comunicación, estudios técnicos, dietas o seguridad podrían ahorrarse, reuniendo un ahorro de mil millones de euros. Todas estas cuentas están aún disponibles en la web del Partido Socialista.

C’s ahora lo quintuplica pese a que la reforma es idéntica, fruto de la contraoferta hecha por los de Sánchez al planteamiento inicial de Rivera, que era eliminar por completo ese organismo. Este diario ha tratado sin éxito de recabar la versión del PSOE, preguntando si mantiene el cálculo de 2011 o asume el de Ciudadanos y por ende el del pacto firmado ayer.

Se da la circunstancia de que todas estas cuentas, en el supuesto de que el pacto pudiera desarrollarse desde el Gobierno, habrían de ser defendidas en Bruselas. Socialistas y naranjas pretenden pedir una flexibilización en los objetivos de déficit que requiriría explicar al milímetro cada nueva partida de gasto y su modo de financiarla. Además, las instancias comunitarias ya han venido avisando de que el presupuesto de 2016 no cuadra y requiere de medidas de ajuste adicionales. Desde C’s se reconoció ayer que esperan “un tirón de orejas en breve” a España.