Hace una semana los taxistas se manifestaron en Madrid en contra de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) porque a su juicio creen que el regulador está beneficiando a las empresas que usan las Licencias VTC (vehículo de transporte con conductor) para hacer su negocio. Justo una semana después, Cabify (compañía que usa estas licencias), ha anunciado la ampliación de negocio en Andalucía.

Aunque era de esperar, no ha sido hasta ahora cuando Cabify ha hecho público que el anuncio de que llega a Andalucía con más servicios. Hasta la fecha, Cabify estaba presente en la ciudad de Málaga bajo el servicio de reserva de vehículos con las gamas Executive y Group.

La novedad es que ahora Cabify ha lanzado el servicio de peticiones inmediatas que -según afirma la compañía– tanto habían pedido los malagueños. Además, este nuevo servicio estará operativo desde este jueves mismo con la gama más económica y de más éxito en otras ciudades, Cabify Lite.

En este sentido, la startup española ha abierto una oficina física de operaciones en Málaga con el fin de poder gestionar y controlar la región de una forma más eficiente e inmediata, y con vistas a extender sus servicios a otras ciudades de la Comunidad. “Málaga es la primera ciudad de nuestro plan de expansión en Andalucía”, afirma Juan Ignacio García-Braschi, country Manager de Cabify España. “Para nosotros –continúa– el lanzamiento de Málaga es una de las aperturas más notorias, ya que se trata de una de las cinco ciudades más grandes de España y, además, es un polo de innovación importante, porque las autoridades legales locales están apostando mucho en modelos de negocio innovadores y en tecnología”.

“Por otro lado, Andalucía es un mercado muy interesante para nosotros, ya que presenta un perfil de usuario específico muy selectivo, y las ciudades costeras en concreto son zonas con una alta demanda de este tipo de servicios. Esto encaja perfectamente con nuestra oferta de servicios personalizados al individuo”, concluye García–Braschi.

La startup ha lanzado este jueves el servicio de peticiones inmediatas en Málaga, contando con una flota de 30 vehículos que irá aumentando progresivamente hasta finales de año. A lo largo de 2016 el objetivo es alcanzar los 70 coches disponibles, lo cual supone trabajar con gran parte de las licencias existentes actualmente en Málaga. Con su llegada a la localidad, según Cabify, generará empleo para más de 100 conductores, además de los cinco empleados con los que de momento cuenta la oficina local, que se suman a los más de 60 que la startup ha generado en España y Latinoamérica desde su puesta en marcha en 2011.

Según un gráfico de la compañía, con la gama de Cabify Lite, el usuario puede llegar a ahorrarse hasta un 20% en su trayecto urbano por la ciudad de Málaga, en comparación por ejemplo con el servicio de un taxi tradicional.