La eSIM es imparable. Todos los teléfonos móviles tienen una tarjeta SIM, que ha ido evolucionando con el tiempo. Al principio era más grande. Luego lanzaron la MicroSIM y después crearon la NanoSIM. Esas pequeñas tarjetas de plástico con chip incorporado se han hecho hueco en nuestras vidas y en nuestros corazones. El caso es que el próximo paso es que se reduzca tanto que desaparezca. Se llama la eSIM y en los próximos años veremos cómo va entrando poco a poco en nuestros teléfonos y en otros dispositivos conectados.

Porque, admitámoslo, son los dispositivos conectados los que han provocado esta revolución.  La SIM era un incordio minúsculo y toda la industria estaba familiarizado con ella. Pero el problema surge cuando empiezan a aparecer chismes demasiado pequeños como para que cambiar una SIM sea cómodo, o demasiado inaccesibles como para hacerlo. Y sin cambiar de SIM no se puede cambiar de operador. Hasta ahora, los dispositivos del Internet de las Cosas tenían un gran problema: te ataban a un único operador y no era fácil cambiar de proveedor. ¿Sin competencia? Mala cosa. Es por ello que la patronal del móvil, la GSMA, trabaja con toda la industria en crear un estándar interoperable de tarjeta, apenas un chip soldado en una placa, que vaya de serie en todos los dispositivos del futuro. 

Pero intentemos responder algunas de las dudas que puedan tener los lectores de SABEMOS sobre estos dispositivos.

  • ¿Cómo hago una portabilidad?

Exactamente como hasta ahora. La eSIM nace para sustituir la SIM y, por lo tanto, tenemos que pensar en ella del mismo modo. Está sujeta a la misma legislación y a los mismos procesos que tiene ahora en cada país. La portabilidad en España está muy regulada e incluye factores como el tiempo que tiene el operador para intentar convencerte de que no lo hagas. Esto va a seguir siendo así. Pedirás una portabilidad en tu tienda o por teléfono, pasará el tiempo, te intentarán contraofertar y finalmente se realizará.

  • ¿Pero cómo se llevará a cabo?

Los operadores tienen algo que se llama “perfiles” y que van incluidos en las tarjetas SIM actuales. Estos “perfiles” incluyen todo tipo de información, desde las instrucciones que da al teléfono para conectarse a la red, hasta las opciones de seguridad para realizar pagos por el móvil. Pues bien, la eSIM lo que permite es descargar en remoto los perfiles de los operadores en la eSIM vacía e incorporada que te venderá el fabricante de teléfonos (o relojes inteligentes o lo que sea). Cada perfil es como tener una SIM de un operador en tu móvil.

  • ¿Puedo tener más de un perfil activado en el móvil?

Puedes tener más de un perfil en el móvil, pero sólo uno activado cada vez. Imagina que vas a Reino Unido y tienes el perfil de O2. Puedes desactivar el de Movistar y activar el de la británica. A efectos prácticos, es como quitar la SIM del móvil, metértela en la cartera y poner la del otro operador.

Hay, eso sí, una notable excepción. Y es que los teléfonos podrán tener más de una SIM, del mismo modo que sucede hoy en día con los teléfonos Dual SIM. En realidad, como las eSIM son más pequeñas, podrás tener incluso Triple SIM o Cuádruple SIM. En España no tiene mucho sentido tener más de dos, pero en mercados extraordinariamente fragmentados, como India, puede tener sentido.

  • ¿Cuantos perfiles caben en una SIM?

¡Buena pregunta! Pero de difícil respuesta. Cada operador tiene un perfil y éste ocupa un tamaño determinado, que no siempre coincide entre operadores. Un operador pequeñito como Pepephone, que básicamente sólo ofrece servicios básicos de conectividad, tendrá un perfil reducido. Otro de un operador grande que introduzca otro tipo de instrucciones para el NFC y el pago móvil, por poner un ejemplo, es mucho más grande. Según nos cuentan, la GSMA está trabajando en un estándar que permita introducir, más o menos, tres perfiles.

  • ¿Puedo borrar un perfil viejo?

Si haces una portabilidad de Orange a Movistar y no te cabe otro perfil en la SIM, te obligará a borrar el perfil antiguo. Pero si te sobra el espacio, se mantendrá. La clave estará en hacerlo lo más cómodo que sea posible.

  • ¿Y si el perfil que me envía el operador de otro país es demasiado grande y no quiero borrar los que ya tengo?

La ventaja del nuevo estándar es que los operadores van a saber en remoto cuánta memoria te queda en la SIM. Si detectan que su perfil no te va a caber porque está asociado a demasiados servicios, podrán mandarte una versión ‘light’ que te sirva para lo mínimo: conectarte a Internet y hablar. 

  • ¿Cuándo empezaré a ver móviles con eSIM en el mercado?

No hay mucha prisa, la verdad. En junio debería cerrarse la fase dos del estándar y a partir de ahí empieza una fase de evaluación que llevará unos meses. No veo teléfonos con eSIM hasta 2017, más allá de pilotos y pruebas, como la del Galaxy Gear 2 de Movistar en Alemania.

  • ¿Podré bajar del aeropuerto y contratar servicios online en mi país de destino?

De nuevo, depende. Como ya hemos dicho, el objetivo es que el nuevo estándar refleje la diversidad en lo que a legislación se refiere. ¿En España puedes contratar online una SIM de prepago? Sí, pero tiene que haber un proceo de identificación verificable. Un extranjero que llega a España no tiene por ahora ningún mecanismo que yo conozca para validar online su identidad de cara a una posible venta online y tendría que ir a una tienda. A cambio, un español en un país menos regulado sí podría tener la alternativa de contratar directamente y evitarse, de una vez por todas, los altos costes del roaming. Como los vergonzosos precios que cobra a los operadores españoles el monopolio andorrano, que les supone abultadas pérdidas en el principado. Dos minutos de llamada, cinco euros, y no hablemos de los gigas.

Lo más importante de esta noticia es que podamos ayudarte. ¿Tienes más dudas sobre la eSIM? ¿Algo no te ha quedado claro? Puedes preguntarnos en nuestra cuenta de Twitter (@sabemos) o contactar con el autor (@uriondo). Iremos actualizando la información y, lo que no sepamos, lo preguntaremos.