Los más incautos siguen denominando a Xiaomi como una startup . Pero la compañía china, que a base de productos con una relación calidad-precio bastante consistente ha conseguido domar el mercado asiático, ahora también quiere que su marca empiece a sonar de verdad en Europa. El Xiaomi Mi5 quiere empezar a tocar el cielo.

Parece que ha pasado un mundo desde que Alcatel presentase el pasado sábado sus terminales. Pero el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, al menos este año, ha conseguido mantener la expectación casi todos los días. Así, este miércoles, cuando todo el mundo está ya cansado de ver y escuchar las bondades del 5G y cómo cambiará la vida a la gente, la compañía china Xiaomi se ha desmarcado con su Xiaomi Mi5.

La firma asiática, que en el pasado IDC anual ya aparecía entre los primeros cinco fabricantes a nivel mundial que más terminales pone a la venta en el mercado, quiere poco a poco traspasar la muralla china, en el sentido más literal de la palabra. Irá lento. De hecho, en la presentación de este Mi5 no ha dejado clara la disponibilidad que habrá para otros mercados. Habrá que recurrir, como hasta ahora, a webs o algunos distribuidores locales.

Por lo que respecta a este Mi5, es la entrada (sin consenso) en la pelea de la gama alta junto a Samsung, Apple o LG. Sobre las características del terminal, vendrá con una pantalla de 5.15 pulgadas, que quizá se queda pequeña ante las últimas tendencias del mercado. En su interior, el nuevo Snapdragon 820 con el que van armados la mayoría de gamas alta que veremos en 2016.

El apartado de la memoria también es destacable puesto que el Xiaomi Mi5 será lanzado en dos versiones. Una versión distinguida por disponer de 3 GB de RAM y 32 o 64 GB de memoria interna y una versión premium con 4 GB de memoria RAM y 128 GB de memoria interna. En cualquier caso es importante remarcar que el fabricante ha incluido memoria RAM del tipo LPDDR4 que supone un incremente en el rendimiento respecto a la anterior generación LPDDR3. En términos porcentuales hablamos de un incremento del 100% en la velocidad de transferencia.

En lo que respecta a la cámara, el fabricante ha integrado la cámara en la zona superior izquierda para priorizar el diseño del equipo. Al lado se dispone un doble flash LED con doble tono para ayudar al sensor de 16 megapíxeles a captar con la máxima fidelidad los colores en ambientes oscuros.

En cuanto a la disponibilidad, será a partir del 1 de marzo cuando llegue a China. Habrá que esperar a ver qué sucede en otros mercados. Sobre el precio, costará unos 277 euros en su versión de 32GB con 3 GB de RAM, 319 euros la versión de 64GB con 3 GB de RAM y unos 375 euros su versión de 128GB con 4GB de RAM.