PSOE y Ciudadanos logran unificar sus propuestas tan empleo que en campaña parecían tan distantes. No se habla de derogar la reforma laboral, pero se cambia de manera aparentemente sustancial. No hay contrato único, pero se crea un nuevo tipo que se parece a la aspiración de C’s y también se asume la mochila austriaca .

El pacto entre PSOE y Ciudadanos trata de otorgar al empleo (o en concreto a la lucha contra el paro y la precariedad) un papel protagonista en las guías de actuación del eventual futuro Gobierno. Y es que ambos subrayan que el funcionamiento del mercado laboral es “uno de los grandes fracasos” de nuestra democracia, denuncian la insoportable situación de superar una tasa del 20% de paro en cuatro décadas y se alerta de la enorme proliferación de nuevos contratos temporales y de las situaciones de precarización laboral.

En el pacto de Gobierno se incluye una mezcolanza de las propuestas de máximos que incluían ambas formaciones en sus respectivos programas electorales de cara al 20-D. Y el resultado incluye propuestas novedosas en relación al actual escenario laboral.

Desaparecerán los contratos temporales (al menos con esa denominación concreta), y se sustituirán por un nuevo tipo de contrato “estable y progresivo”, que se une en un trío de modalidades junto a los indefinidos y los de relevo y formación.

Dos años e indemnización por despido creciente

El nuevo contrato estable tendrá una duración máxima de dos años y tendrán una indemnización creciente. En el caso der despido por causas económicas, organizativas, productivas y de finalización, la indemnización será el pago de 12 días en el primer año y de 16 días en el segundo, acercándose así a los 20 días a los que tienen derecho los que disfrutan de un contrato indefinido. Y cuando el despido es improcedente, la indemnización del nuevo tipo de contrato será de 20 días el primer año y 25 el segundo, frente a los 33 que se contemplan para los indefinidos.

En el tercer año, el contrato estable habría de convertirse en contrato indefinido. Para incentivar la conversión de los contratos de esos contratos estables –también denominados en el pacto como ‘de duración determinada’- en indefinidos, se contemplan reducciones de las cotizaciones sociales. Y, al tiempo, se sancionará con incrementos de las cotizaciones a las empresas que abusen de la rotación de empleados mediante los despidos de los trabajadores que tengan el nuevo tipo de contrato.

Habrá mochila austriaca

El eventual nuevo Gobierno que surja del pacto entre PSOE y C’s impulsará la creación de la denominada mochila austriaca, un fondo que irá acumulando el trabajador a lo largo de su vida laboral y que se hará cargo del pago de ocho días por año de antigüedad en caso de despido. Los trabajadores que no hayan utilizado el fondo durante su carrera laboral, lo acumularán para su pensión de jubilación.

Aunque PSOE y Ciudadanos incluyen recortes de cotizaciones por la conversión de contratos en indefinidos, proponen acabar con la inmensa mayoría de las exenciones y reducciones que supongan una merca en los ingresos de la Seguridad Social para sustituirlos por “programas eficaces para reintegrar a los desempleados en el mercado laboral, reorientar las bonificaciones para la conversión de temporales en indefinidos y centrarse en los colectivos más vulnerables”.