Los principales acreedores de Abengoa recibieron los planes económicos y financieros presentados por la compañía para su viabilidad hace ya algunas semanas. El G7, que reúne a los siete bancos con la mayor parte deuda de Abengoa, tiene previsto que la consultora KPMG aporte su veredicto a finales de febrero, así que es cuestión de días que las entidades definan su postura.

Huelga expresar la importancia de los próximos meses y las próximas semanas para el futuro de Abengoa. Todos los días van a ser el día D. No obstante, esta semana es la que puede determinar el devenir de la compañía.

La consultora KPMG estudia desde hace varias semanas el plan de viabilidad de Abengoa. Su cometido es juzgar si las propuestas de la empresa, que bordea la situación concursal más grande de la historia de España, son adecuadas para los principales bancos acreedores de la firma, un grupo conocido como G7.

Fuentes de esta informal comunidad de intereses adelantaron a SABEMOS que el plazo que se habían marcado implicaba tener una postura en torno a finales de febrero. Por lo tanto, muy pronto podríamos saber si el veredicto es favorable o, como parece más probable, la banca va a intentar llegar a un acuerdo menos gravoso para sus intereses.

Lo que la compañía propone a los acreedores es capitalizar -convertir pasivo en acciones- el 70% de la deuda financiera de la compañía. Eso sí, en principio no habría quitas, algo que las entidades no aceptarían de entrada.

Abengoa defiende con ahínco su territorio: según la firma hispalense, la compañía vale 7 veces más si sigue activa que si se liquida. Por su parte, la agencia de calificación crediticia Moody’s ve con buenos ojos el plan de negocio y cree que Abengoa es viable, siempre que las negociaciones con los acreedores lleguen a buen puerto.

Tribunales

Mientras tanto, el hijo del fundador de Abengoa y expresidente de la compañía, Felipe Benjumea, pasó la semana pasada por los tribunales.

El fiscal José Perals exigió la retirada del pasaporte del exdirectivo, acusado de un posible delito de administración desleal. La jueza de Instrucción Carmen Lamela atendió a la petición de la fiscalía y, de esta forma, denegó al empresario su salida del país de manera cautelar.

Pese a que el juicio por las indemnizaciones que cobró Felipe Benjumea sea un asunto tangencial, lo cierto es que su participación en Abengoa sigue siendo activa: de acuerdo con ciertas informaciones, el expresidente sigue ejerciendo su poder en la compañía desde la sombra.

Su figura es todavía determinante y exige para el clan Benjumea entre un 15% y un 30% -dependiendo de una u otra fuente- de las acciones de la Nueva Abengoa. Esta semana veremos qué tal le sienta esta propuesta al club de los 7.