Vaya semanita, amigos. Y si no, echen la vista atrás –o sea, abajo– y recuerden cómo empezamos el lunes.

Vaya semanita, amigos. Y si no, echen la vista atrás –o sea, abajo– y recuerden cómo empezamos el lunes. Así es. Con la dimisión a medias de Esperanza Aguirre, que decidió abandonar la presidencia del Partido Popular madrileño, manteniendo no obstante su escaño en el Ayuntamiento de la capital. Faltaría más.


Junto con Doña Espe, el otro gran protagonista de la semana, justo es reconocerlo, ha sido el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que ha sabido como nadie mantenerse en portada. Y si no, miren:



Por cierto, esta semana también tuvimos la oportunidad de conocer al estrafalario dueño de Vitaldent. Un tipo amante de los caballos, de los aviones y de los coches de lujo. Lo mismito que yo, vaya.


Por otro lado, las presuntas corruptelas en las que sigue envuelto el Partido Popular han copado de nuevo portadas de medios nacionales durante toda la semana. Quizás las más destacadas sean estas tres:


Con todo, la portada de la semana, por todo lo que implica, y por el enorme revuelo que ha provocado en medios de comunicación de todo el continente, ha sido la de esta revista polaca que ha querido representar la “invasión” de inmigrantes que “sufre” Europa a través de una imagen tremenda y vergonzosa. Al menos para un servidor de ustedes.