Es la serie de la que todo el mundo habla. La primera temporada más comentada y la segunda más esperada de la historia de la ficción española. ¿Por qué tanto revuelo con El Ministerio del Tiempo? Abrimos una de sus puertas secretas para encontrarnos con el director, Marc Vigil (Águila Roja, Aída, 7 Vidas), descubrir qué nos depara el próximo lunes y tratar de descifrar la clave del éxito de esta serie de fantasía y aventuras que da una vuelta de tuerca a la historia de España y que nos tiene a todos ‘ministéricos’ perdidos.

La primera temporada nos dejó boquiabiertos, ¿con qué vais a sorprendernos ahora?

Esta temporada vamos a poder ver de todo. Ningún capítulo tiene nada que ver con el anterior: comedia, thriller, drama, asesinatos, tensión, misterio… Cada uno es una película diferente. Seguimos la línea de la temporada anterior pero ahora nos permitimos jugar más. Todo el mundo dice que esta temporada arranca más fuerte y que es mejor, y es porque ya todos dominamos más la serie. Arrancar un proyecto como El Ministerio del Tiempo en este país es muy complicado.

¿Cómo es trabajar en una serie tan cambiante?

Un regalo. Tanto en este como en mis anteriores trabajos no he hecho más que aprender, de grandes actores, de comedia, de acción… Pero llega un momento en que dominas lo que te rodea y dejas de exigirte cosas. Eso fue lo que me pasó con Águila Roja y la razón por la que me fui a México. Pero El Ministerio del Tiempo es otra cosa. Exige estar continuamente cambiando estilos, épocas, tonos, referentes, géneros… y eso para mí es muy gratificante. Sobre todo cuando sabes nadie del equipo se va a conformar, empezando por el creador de la serie, Javier Olivares. Nadie va a bajar la calidad, al contrario, pensamos subirla. Nuestra exigencia va a seguir subiendo y vamos a seguir reinventándonos cada temporada.

Nuestra exigencia va a seguir subiendo cada temporada, asegura @elvigilM sobre @MdT_TVE

Fue precisamente Olivares quien te propuso dirigir la serie, ¿verdad?

Sí, soy como su media naranja. Él siempre me dice que soy un Olivares más. En ese sentido yo no he tenido tanta libertad y confianza en mi vida trabajando con alguien como ahora. Javier (Olivares) es muy inteligente, sabe que ni yo ni los directores que participan en algunos capítulos venimos a hacer nuestra película sino que lo importante para todos es El Ministerio del Tiempo. El equipo entero somos ‘ministéricos’, y eso se nota en el resultado.

¿Qué es lo mejor y lo peor de dirigir una serie así?

Lo mejor, poder reinventarse cada vez con actores, épocas y estilos diferentes en cada capítulo. No paras de aprender. Lo peor, ser demasiado exigentes y no disponer de los medios económicos suficientes para seguir creciendo. Nosotros tenemos menos dinero que otras series de prime time y eso es lo que podría llegar acabar con nosotros. La parte mala es que sabemos lo que se puede hacer… y llegará un momento en el que no podamos hacerlo por falta de recursos.

Tenemos menos dinero que otras series de prime time y eso es lo que podría acabar con el @MdT_TVE, opina @elvigilM

Hay mucha gente que opina que es una serie demasiado complicada, muy friki…

Me encanta que sea friki y que sea complicada. No quiero que se convierta en una serie para ver de reojo sino que la gente esté esperando al lunes a las 22:15 h. porque echan El Ministerio del Tiempo. Creo que ese es nuestro trabajo, lo que nosotros tenemos que hacer como profesionales por un canal de televisión. A mí también me parece friki ver a siente tías desfilando delante de siete tíos que no han abierto un libro en su vida, y está bien, yo lo veo también. Pero si eso tiene su espacio, esta serie también.

No quiero que se convierta en una serie para ver de reojo, asegura @elvigilM sobre @MdT_TVE

¿Cuál crees que es la clave del éxito de El Ministerio del Tiempo?

Ojalá lo supiera. Es una serie que no tiene comparación con nada de lo que se había hecho hasta ahora en España. El 70% son exteriores y decorados naturales, lo que hace que sea indomable. Y el sonido, tampoco estamos acostumbramos a esa calidad. Un productor no te da más de una semana para montar el sonido de una serie habitualmente; nosotros nos pegamos tres semanas, la banda sonora viene de México, etc. Hemos atacado todos los frentes.

Pero la locura real empieza después de la serie: making of, postcast, acciones en redes sociales, promos, carteles, los ‘cayetaners’… ¡y hasta un Trivial!

Es una locura, sí. Hace unos días, en el pase previo al estreno del primer capítulo de esta temporada, en Gran Vía, había gente disfrazada en una cola que daba la vuelta al edificio y en el momento en que aparece Cayetana (Guillén Cuervo) el teatro se puso en pie aplaudiendo. Increíble. Hemos sido el segundo postcast más descargado de la historia con los “Archivos del Ministerio” y los “Funcionarios del Tiempo” y ahora vamos a poder saber dónde está y todo lo que le pasa a Rodolfo Sancho en su nueva aventura, a modo de diario. Todo se está llevando a la cúspide… y de una forma absolutamente nueva.

¿Hay otros países interesados en los derechos?

Muchos Mexicanos, chinos, coreanos… incluso israelíes que quieren contar su historia a la manera del Ministerio. Tela. Los americanos están a punto de estrenar una serie que se llama Time Agent que casualmente tiene como protagonistas a una chica que es súper inteligente y a un chico que es un soldado… ‘Casualmente’.

¿Qué aporta El Ministerio a la televisión actual?

Aporta identidad, calidad, cultura, entretenimiento, humor… Aporta muchas cosas. Y nos recuerda que no todo es cuestión de audiencia. El otro día la Biblioteca Nacional estaba ‘tuiteando’ cosas durante el capítulo. El top de la cultura nacional está viendo la serie y está disparando cosas sobre Lorca, El Cid, Lope de Vega… Y eso es por Javier (Olivares), que es guionista e historiador también, porque no tenemos equipo de documentalistas como tal.

¿Cómo sería El Ministerio del Tiempo si lo llevásemos a Hollywood?

Brutal. Pero no hace falta irse a Hollywood, aquí haremos una película y la haremos mucho mejor. El Ministerio para mí es así y es aquí, a nuestra manera y con estos tíos que molan un huevo. Es una gozada hacer una serie que, con nuestras limitaciones, la quiera hacer todo el mundo. Tenemos un director de casting que es un mago porque no tiene un monedero lleno de billetes pero consigue que todo el mundo quiera estar dentro. Yo he hablado con actores de primera división que me han rogado un personaje. Estamos haciendo algo muy original y lo estamos haciendo muy bien. No es habitual ver esto aquí y por eso la gente quiere formar parte. La serie no sólo habla de España sino que es muy española, con nuestros códigos, nuestro humor, nuestros personajes… y encima la defendemos realmente bien en forma y método. Es normal que haya peleas, incluso entre los directores, para entrar en el Ministerio.

Es una gozada hacer una serie que, con nuestras limitaciones, la quiera hacer todo el mundo, comenta @elvigilM sobre @MdT_TVE

¿Cuál ha sido el capítulo más difícil de dirigir?

El 8, el último de la primera temporada. Todo se complicó y llegábamos casi sin gasolina. Pensábamos que la íbamos a fastidiar en el último momento pero nos encontramos con regalos como Lorca y al final fue el más aplaudido. Es lo que siempre pasa, estás a punto de tirar la toalla y de repente Olivares se saca una historia de la manga y alucinas. Las pilas cargadas de nuevo.

¿Y el más divertido?

Disfruté muchísimo con el 3, el de los nazis. Me parece el capítulo más original que haya visto en una televisión en España. De repente ver aparecer nazis por Madrid, a Himmler, a Hitler y a Franco, con ese toque de humor tan de cómic… Pensé, pero en qué jardín nos hemos metido? Y de repente encontrar ese equilibrio en el que todo funciona, fue muy satisfactorio.

Un pequeño spoiler parasaciar los apetitos ‘ministéricos’…

El último capítulo de esta segunda temporada es de los más arriesgados de El Ministerio del Tiempo… y de mi carrera profesional. Va a dar mucho que hablar.