La España de las dos velocidades sigue a su ritmo. Mientras que los operadores de telefonía se llenan la boca a dos carrillos anunciando sus coberturas de 4G y los despliegues de fibra, muchas regiones españolas apenas tienen una conexión decente con la que acceder a internet.

Una de esas zonas que sufre esta nueva brecha digital es Aragón. Concretamente cerca de 9.000 aragoneses no tienen acceso a internet a través de los operadores convencionales de ADSL, Fibra Óptica o WiMAX, según un estudio realizado por la operadora de servicios por satélite Quantis elaborado junto a datos de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información.

Según este estudio, se sitúa como la tercera Comunidad Autónoma con más población “desconectada” en España. Ciudadanos que, en su mayoría, se localizan en zonas con escasa densidad de población o de difícil acceso, donde la cobertura de las grandes operadoras no supera en ningún caso el 30%. Zonas de Aragón donde también hay numerosas empresas, en su mayoría pymes, que ven dificultad en su actividad empresarial por la ausencia de unas comunicaciones vitales para el negocio.

Municipios en blanco

Teruel es la provincia con más habitantes desconectados, alrededor de 3.800; seguida de Huesca con 3.057 y de Zaragoza, con unos 1.959 vecinos sin conexión a internet.

El ranking de los municipios “en blanco” lo encabezan Peñarroya de Tastavins (Teruel) con 480 vecinos, Torrecilla de Alcañiz (Teruel) con 437 y Tabuenca (Zaragoza) con cerca de 400 vecinos sin cobertura o con una cobertura de baja calidad. Según Aquilino Antuña director general de Quantis, “hay muchos puntos blancos en toda la geografía española. Aún queda mucho por hacer, es importante que los habitantes de las zonas rurales accedan a los mismos servicios que los de zonas urbanas”. Lógicamente tiene un interés directo debido a su negocio, pero no deja de constatar una realidad latente.

Las zonas “en blanco” existen en todas las provincias e incluyen polígonos industriales, zonas suburbanas y municipios de tamaño medio donde las conexiones de banda ancha tienen escasa calidad o simplemente no existen. Por comunidades, la lista de “ciudadanos desconectados” la encabeza Castilla La Mancha, Castilla y León, Aragón y Valencia. En paralelo, sólo un 60% de los hogares españoles navega por encima de los 30Mbps.

Un problema nacional

Hace unos meses en SABEMOS analizamos la situación en profundidad. La situación, utilizando una localidad zamorana, era muy similar. El gancho del artículo era sobre la imposibilidad de ser youtuber, debido a la gran necesidad de banda ancha que se necesita para subir un vídeo a esta plataforma.

En plenas negociaciones por formar Gobierno, no parece que ningún político esté preocupado porque llegue una conexión decente a la mayoría de la geografía española. Y como resalta Quantis en su estudio, estas zonas también tienen sus empresas e industrias que necesitan de una buena conexión.

Por el momento habrá que seguir esperando, y si los vecinos de Teruel quieren buscar su pueblo en Google Maps, parece que tendrán que esperar.