Continúan los problemas para Abengoa. El Gobierno de Brasil estudia la posibilidad de intervenir la multinacional española debido al incumplimiento por parte de la compañía del pago de 93 millones de dólares al banco de inversión Grupo BTG Pactual SA.

Según Reuters, la Agencia Nacional de Energía Eléctrica brasileña (ANEEL) y el Ministerio de Energía están preocupados por que la posible quiebra de Abengoa retrase la aprobación de proyectos energéticos fundamentales para Brasil.

Abengoa podría suponer un riesgo para los bancos brasileños, en especial para BTG Pactual, que demandó a la empresa española después de que el mes pasado no le pagara 93 millones de dólares. BTG había prestado a Abengoa 75 millones de dólares para construir una línea de transmisión de energía con origen en la presa hidroeléctrica de Belo Monte para abastecer a los estados cercanos. Las obras ya se retrasaron a finales del año pasado debido a la delicada situación económica de la compañía español, de acuerdo con las informaciones de Expansión.

Por el momento, los representantes de BTG Pactual y de ANEEL se han negado a hacer comentarios acerca de estos datos filtrados por los diarios brasileños O Estado de S. Paulo y Valor Econômico.

A principios de febrero, Abengoa solicitó a la justicia brasileña el preconcurso de acreedores para sus tres filiales en Brasil: Abengoa Construcción Brasil, Abengoa Concesiones Brasil Holding y Abengoa Greenfield Brasil Holding. Las tres sociedades juntas acumulan una deuda de 700 millones de euros.