El grupo franco-holandés Air France-KLM cerró 2015 con un beneficio neto de 118 millones de euros, la primera vez desde 2008 que consigue acabar el año sin pérdidas, informó en un comunicado.

El principal responsable de este cambio de tendencia fue la caída constante de los precios del petróleo, que abarató en buena medida los costes y permitió remontar las pérdidas de 225 millones de euros registradas en 2014. El Ebitda experimentó un importante crecimiento del 53 %, al pasar de los 1.589 millones de 2014 a los 2.447 millones registrados el año pasado. Asimismo se incrementó, de forma moderada, la cifra de negocio, que subió de 24.912 millones a 26.059, un alza del 4,6 %.

También se incrementó el número de pasajeros transportados, que creció un 2,8 % respecto al año anterior, hasta alcanzar los 89,821 millones. Estas cifras permitieron a la aerolínea afrontar una considerable reducción de su deuda neta, que pasó de los 5.407 millones con que se cerró 2014 a los 4.307 millones del año pasado.

En su comunicado, Air France-KLM explicó que la caída del precio del petróleo permitió al grupo ahorrar unos 450 millones de euros en su factura de carburante respecto a 2014.

Pese a todo, recordó “el elevado nivel de incertidumbres sobre el precio del combustible y de los ingresos unitarios en razón del contexto geopolítico y del nivel de capacidad de la industria”. Por tanto, concluye que el impacto de esa caída del combustible es susceptible de ser compensada por “la presión sobre los ingresos unitarios y un efecto cambiario negativo”.

El pasado año fue convulso desde el punto de vista social para Air France, y el presente se prevé similar, con un plan de bajas voluntarias que afectará a unos 2.000 empleados que se presentará próximamente. Cinco empleados de la aerolínea serán juzgados a partir de mayo, acusados de haber agredido a un directivo en una reunión con responsables sindicales dedicada a examinar los recortes de plantilla.

El presidente ejecutivo del grupo aéreo, Alexandre de Juniac, alertó de que “pese al entorno favorable creado por la debilidad de los precios del carburante, confirmamos nuestra ambición de mejorar nuestra competitividad en un contexto económico y geopolítico que sigue siendo muy incierto”.

“Estamos muy felices de anunciar resultados positivos y una reducción de la deuda neta para el grupo en 2015, que refleja los esfuerzos del conjunto del personal y la fidelidad de nuestros clientes”, señaló De Juniac.