Movistar no va a tener finalmente en exclusiva el canal BeIN Liga que comercializa Mediapro durante las próximas tres temporadas, pero ¿quiénes le acompañarán en esta cara aventura?

Orange dejó claro ayer, durante su presentación de resultados, que está interesada (de manera que su segunda marca Jazztel también dispondrá del canal BeIN Liga). Es un riesgo, porque le puede tocar pagar muchos millones de euros cada año para satisfacer a apenas 300.000 abonados. 

Asimismo, fuentes próximas a la cablera asturiana Telecable explicaron a SABEMOS que también estarán en la operación. Sólo queda por decidirse Vodafone, el segundo operador con más clientes de fútbol después de Movistar, y a quien más caro le saldría entrar a competir en este mercado, por ser la que más clientes de televisión tiene.

¿Se atreverá la compañía que dirige Antonio Coimbra a quedarse fuera de BeIN Liga? Desde luego sería una decisión valiente. Alrededor de una cuarta parte de su millón de clientes tienen fútbol de pago, y su rompedora promoción de 6€ fue clave para atraer a muchos de ellos. Además, la compañía tiene atadas las competiciones europeas para dos años más, de manera que tiene que ofrecer algo de fútbol. 

¿Una posibilidad? Ahorrarse el grueso del dinero, comprar a Telefónica el “partidazo” y dar realmente baratos los partidos más interesantes de cada jornada y las competiciones europeas. No es “todo el fútbol”, pero si la propuesta es muy barata puede resultar atractiva para retener futboleros. ¿Y si alguien lo quiere todo? No olvidemos que Mediapro va a tener un canal a través de Internet y que cualquiera podrá contratarlo.

Esta fórmula liberaría recursos para, por ejemplo, comprar a Telefónica otros productos exclusivos como las series más atractivas, la Fórmula 1 o las motos. Por no hablar de otras posibilidades, como la entrada en el mercado para comercializar sus propias series en exclusiva. 

En todo caso, desde el mercado apuntan que es difícil que Vodafone se salga del rebaño, por caro y poco rentable que le pueda resultar mantenerse en él.