“Disculpen si les llamo caballeros, pero todavía no les conozco bien”, una de las frases más históricas cuyo autor es, evidentemente, Groucho Marx, tiene todas las papeletas para ser candidata a pasar a la historia dentro del mundo de los Recursos Humanos . Así lo confirma la consultora tecnológica Exevi tras haber realizado su estudio trienal sobre el uso de la tecnología en la gestión de las tareas de dicho sector y que será presentado el próximo marzo.

Hemos hablado de marcas, de pequeñas, medianas y grandes empresas, de atención, servicio y cliente, de medios de comunicación, de lectores, de usuarios, fans o followers… Todos y cada uno de ellos se han adentrado en el mundo de las redes sociales y unos más, otros menos, las han conquistado. No ha sido sorpresa que este nuevo “canal de comunicación” haya atraído también al sector de recursos humanos y sus candidatos.

Según el estudio, donde los encuestados son en un 75% pertenecientes al departamento de RR.HH. y más del 50% de ellos trabajan en empresas con más de 250 empleados, destaca la importancia que está adquiriendo el ‘Portal del Empleado’ en las empresas y las redes sociales como captación de posibles candidatos.

Las conclusiones procedentes de los datos adquiridos muestran que los RRHH cada día aplican más la tecnología como herramienta de trabajo y van desechando poco a poco la ofimática. De hecho, se ha reducido en un 10% el número de empresas donde este departamento dedica a tareas administrativas de poco valor más de la mitad de su tiempo.

También toma fuerza el ‘Portal del Empleado’ de las empresas, la herramienta estrella para la nueva forma de gestionar la nómina, la comunicación o la solicitud de vacaciones. Según un tercio de los encuestados, en las empresas para las que trabajan, la comunicación con el empleado se realiza a través de este tipo de portal o intranet.

Internet se consolida como primer canal en cuanto a la selección de candidatos se refiere con un 59% de respuestas. Las redes sociales ascienden ocupando el segundo puesto con un 34% donde, obviamente, LinkedIn tiene un papel principal.

Y este último es un dato a tener en cuenta a la hora de encontrarse en búsqueda activa de empleo (y también si no se está, porque quién sabe si en un futuro…), ya que los departamentos de recursos humanos realizan, y cada vez más, búsquedas personalizadas de los perfiles de posibles candidatos a sus ofertas en las redes sociales.

Importan las publicaciones realizadas y también el tono, la capacidad de expresión y el comportamiento además de otras características que pueden observarse a través de las redes. De este modo, a la hora de entrevistar puede que conozcan al candidato mucho mejor de lo que podría presentarse él mismo y éste no lo sepa.

 Así que lo mejor antes de enfrentarse a una entrevista de trabajo es hacer exactamente lo mismo que hará el entrevistador, informarse. Buscar el perfil de la empresa en las distintas redes sociales, opiniones de los usuarios, candidatos no seleccionados o clientes. Y sobre todo, que no cunda el pánico, porque si alguna vez nos encontramos en la situación de haber metido la pata al estilo 2.0 siempre podremos decir:

 “Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros”