Los socialistas garantizan al equipo negociador de Ciudadanos que no asumirán esa propuesta de Pablo Iglesias. La determinación aleja un poco más a Sánchez del partido morado, mientras avanzan a buen ritmo las conversaciones con Rivera.

PSOE y Podemos están otro paso más alejados. Los socialistas no admitirán en ningún caso el Ministerio de la Plurinacionalidad planteado por Pablo Iglesias, una cartera que se encargaría de gestionar las tensiones territoriales de España, entre otras cosas.

El Departamento impondría un sistema bilateral en las relaciones entre el Estado y las autonomías más soberanistas, cosa de cuestionable encaje constitucional. Además, articularía el desarrollo del referéndum catalán también incluido en el programa de Gobierno de Podemos y también rechazado por el PSOE. Pedro Sánchez se opone a ambas porque se niega a dar pasos que pongan en tela de juicio la soberanía nacional.

C’s: “Estamos muy cercanos al PSOE en el tema de la defensa de España”

Así se lo han garantizado los socialistas a Ciudadanos, en el marco de las negociaciones que ambos partidos mantienen para fraguar un pacto de legislatura. “Estamos muy cercanos en el tema de la defensa de España y en que no va a haber un referéndum”, ha asegurado este miércoles Miguel Gutiérrez, miembro del equipo nombrado por Albert Rivera para dialogar con el PSOE. Esas conversaciones van avanzando a buen ritmo y podrían concluir en un pacto de legislatura la semana que viene, aunque ambos partidos son prudentes y subrayan la importancia de las diferencias a solventar.

Entre ellas no está el tema territorial. “No existirán plurinacionalidades en ese acuerdo y por tanto en la legislatura que viene no existirán Ministerios de Plurinacionalidad, en ese tipo de cosas estamos de acuerdo”, ha afirmado Gutiérrez con rotundidad desde el Congreso.

El PSOE, mientras tanto, mantiene que no es momento de valorar públicamente el documento de Podemos sino de trabajar en una respuesta que en breve enviarán a Iglesias. Igualmente, le han afeado por boca del portavoz en el Senado, Óscar López, que esté planteando una “involución democrática” con su “obsesión” por controlar la Justicia, el CNI o la Policía.

C’s está cerca, por tanto, de ver satisfecha su demanda de más compromiso por parte de Sánchez con el artículo 1 de la Constitución y la integridad del país. Un punto que le afearon cuando difundió sus prioridades de Gobierno –documento que pasó de puntillas por el tema catalán– y que es básico para Rivera. Las garantías mostradas por el socialismo abundan en una sintonía que ya ha producido entendimientos en regeneración democrática, política económica o apuesta por el europeísmo.

Los escollos, como ya ha informado este diario, están principalmente en fiscalidad y reforma laboral. En ambas materias tratarán de acercar posturas a lo largo del miércoles, en la tercera reunión de los equipos negociadores en pleno. Gutiérrez ha enfatizado que, si no se avanza, “es posible que el acuerdo al final no se consiga”, pues su partido solo contempla un pacto global: “o hay acuerdo o no hay acuerdo, no existen acuerdos intermedios, no existen medios acuerdos”.