Bombardier recortará 7.000 empleos en los dos próximos años, incluyendo 2.000 contratistas, con el objetivo de optimizar su fuerza de trabajo a la demanda, un ajuste que llevará a cabo con una combinación de reducción de mano de obra y la contratación estratégica a lo largo de 2016 y 2017.

Los ajustes en su plantilla comenzarán en las próximas semanas y se prolongarán por espacio de dos años. Para 2016, Bombardier cifra en entre 250 y 300 millones de dólares (224,2 millones y 269 millones de euros) el coste de su reestructuración.

La compañía realizó este anuncio durante la presentación de sus resultados de 2015, en la que dio cuenta además de un importante pedido de Air Canada para 45 aeronaves del CS300 con opciones para otras 30 unidades.

A lo largo de 2016 y 2017 adaptaremos nuestra mano de obra mundial a las condiciones actuales del mercado, mientras que la contratación se admitirá en segmentos en crecimiento, como el programa C Series”, ha afirmado el presidente y consejero delegado de Bombardier, Alain M. Bellemare, quien admitió que estos ajustes “son siempre difíciles”.

El fabricante aeronáutico canadiense, que emplea a 64.000 trabajadores en todo el mundo, ha avanzado que el grueso del ajuste se concentrará en Canadá y Europa, donde se concentran su negocio aeroespacial y ferroviario, y se compensará en parte mediante la contratación en ciertas aéreas en crecimiento.

Bombardier quiere acelerar sus programas estratégicos, como el C Series, y ajustar su tamaño en función de las necesidades actuales y su fuerza de trabajo coincidiendo con las cargas futuras para aumentar así su competitividad.

La compañía explicó que esta decisión se toma tras una revisión profunda de la empresa realizada en octubre del año pasado, que incluye además la modificación de las tasas de producción para algunos de los modelos de aviones, previamente comunicadas, ante las condiciones macroeconómicas.

Programa C Series

En concreto, el programa de aviones C Series continúa incrementando su tasa de producción y para atender nuevos pedidos, por lo que la compañía prevé que la generación de nuevos puestos de trabajo se produzca en Mirabel, Quebec.

El número de empleados asignados directamente a este programa se ha incrementado en los últimos meses y alcanza los 3.450 empleados en todo el mundo, una cifra que se espera siga creciendo en los próximos años.

Así, se refirió a los pedidos que acumula su división Bombardier Transportation, valorados en 30.400 millones de dólares (27.271 millones de euros) que movilizarán mano de obra adicional.