La consecuencia directa de integrar a todos los supervisores sectoriales en un único superregulador, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), es que acaba con más frentes abiertos que la Guerra Fría. Pero con el departamento de Competencia ya tienen suficientes conflictos; si el año 2015 ya fue turbulento para esta división, 2016 se presenta igual de movido.

El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, y el director del área de Competencia, Eduardo Prieto, han abordado al alimón la actualidad del organismo y han delineado las tendencias que marcarán también el 2016.

El balance del año 2015 ha dado para una comparecencia de 2 horas. Y probablemente se podría haber estirado si el panorama político estuviera algo más desatascado.

Precisamente la política va a ser la clave para desenredar todos los problemas a los que quiere enfrentarse el superregulador este año. Por mucho que tenga ciertos objetivos entre ceja y ceja, la continuidad del organismo tal y como está diseñado depende de los pactos de Gobierno. Más aún si hay que componer y recomponer consejos, con nombramientos a propuesta del Parlamento.

Pero frentes de trabajo tienen, y muy intensos.

1. La guerra del fútbol

La de los derechos de emisiones de fútbol ha sido una de las principales espitas abiertas en Competencia en 2015. Aunque el problema se remonta a 2012, cuando se anunció que Telefónica quería hacerse con DTS.

No fue hasta 2015 cuando se formalizó la operación y se honraron los compromisos impuestos por la CNMC para garantizar el acceso a los contenidos televisivos por parte de los competidores del antiguo monopolio español de telecomunicaciones.

“La vigilancia de esos compromisos forma parte importante del trabajo de la Comisión, dado que es una operación compleja que está dando lugar y seguirá dando lugar a lo largo de 2016 a un proceso de continua vigilancia”, adelantó Prieto en su comparecencia.

Así pues, el nudo de la guerra del fútbol sigue coleando pese a que se desatara en 2015.

2. Los taxis

El de los taxis “es un sector con regulación excesiva”, según Marín Quemada. “Tiene que adaptarse a los tiempos y resulta que estamos en el año 2016, cuando en muchas ciudades de Europa se pueden utilizar fórmulas alternativas de transporte”, ha criticado en referencia a plataformas como Uber. Eso sí, ha admitido que hay que considerar el elevado precio de las licencias y los impedimentos que han pasado estos profesionales para acceder a ellas.

Aquí va a estar, probablemente, la guerra más sonada. En el fondo se trata de uno de los sectores más reaccionarios por la militante aversión que tiene a los cambios regulatorios en su mercado. De hecho, los taxistas ya tienen a Marín Quemada y a la CNMC en el punto de mira, así que las hostilidades sólo pueden crecer.

Para no levantar más ampollas, el presidente de la CNMC ha abogado por el diálogo, “sin fobias y sin filias”, de cara a la llegada de estas nuevas plataformas.

3. La economía colaborativa

En el fondo, el reto del taxi podría entrar aquí, ya que no es más que otro ejemplo de cómo internet ha facilitado la llegada de una economía colaborativa, que colisiona con los intereses de los jugadores que operan tradicionalmente en los mercados regulados. Tal es el caso de la polémica generada en torno a Airbnb y la oposición que ha despertado entre los empresarios hoteleros.

“Es un desafío de las agencias de todo el mundo”, según Marín Quemada, que hay que abordar con “apertura de mente”. La economía colaborativa “tiene una vocación de quedarse con nosotros para siempre”, ha concluido.

La CNMC va a hacer público en las próximas semanas un estudio con el que pretende orientar a los agentes empresariales pero también a los consumidores en este tema. Levantará polvareda seguro.

4. El duopolio televisivo

“Todos los duopolios a esta casa [la CNMC] le resultan inquietantes”. Así se ha referido Marín Quemada a la posición de dominio que mantienen Atresmedia y Mediaset sobre el mercado televisivo, tanto en cuestión de audiencias como en publicidad.

En este sentido, el presidente del superregulador ha indicado que seguirán “continuamente vigilando” el cumplimiento de las condiciones que esta autoridad les impuso a ambos conglomerados durante sus procesos de integración

“Yo preferiría que el duopolio no existiera”, ha zanjado.

5. Las comisiones de los cajeros automáticos

El Gobierno le pidió a la CNMC que elaborara un informe antes de mitad de año para evaluar el nuevo marco de funcionamiento de los cajeros automáticos, con las comisiones que cada entidad cobra a los usuarios ajenos a su parque de clientes que quieran retirar efectivo.

Aquí Competencia se ha lavado las manos. Eduardo Prieto ha anunciado que el informe va a ser “fundamentalmente descriptivo” dado el “escaso tiempo” que han tenido para estudiar la espiral de las comisiones. El breve plazo del que han dispuesto les ha impedido valorar “de forma adecuada” si se van a producir efectos positivos o negativos.

En cualquier caso, su retrato del panorama bancario será de sumo interés.

6. Los lobbys

La constitución de un registro de grupos de interés es algo que la CNMC tiene “muy adelantado”, según Marín Quemada. Su intención es ponerlo en marcha “lo más rápido posible”, siempre teniendo en cuenta que funcionará con inscripción voluntaria.

“Con los intereses lo que hay que hacer es explicitarlos para entenderlos. Una vez que se hayan explicitado y entendido, nosotros sabremos muy bien con quién hablamos cuando tenemos a alguien delante”, ha subrayado el presidente de la CNMC.

La regulación de lobbys es una pata caliente para España, una medida que ya se ha tomado en otros países y que ya forma parte del funcionamiento habitual de las instituciones comunitarias.

7. El programa de clemencia

El programa de clemencia es un “instrumento fundamental” para el trabajo de la CNMC, según Prieto, que lleva en vigor desde 2008. Después de un par de legislaturas en marcha es un buen momento para ver el tipo de “ajustes” que se pueden realizar para mejorarlo, ha anunciado.

Hay que recordar que algunos de los grandes expedientes de Competencia se han abierto gracias a la delación de uno de los tramposos. Tal fue el caso de Seat, que destapó el cártel del motor, la mayor multa nunca impuesta por estas prácticas. En ese momento, el Grupo Seat se libró de una sanción de más de 39 millones de euros por desvelar las prácticas ilegales.

Expertos en Derecho de la Competencia consultados por SABEMOS alertaron de los riesgos de este programa de clemencia, ya que los chivatazos muchas veces provienen de las empresas que más tienen que perder si se incoa el expediente.

8. La expulsión de los concursos públicos

Una de las herramientas que la CNMC tiene en su poder para perseguir a las empresas tramposas, a las que infringen las normas de Competencia, es prohibirles su participación en concursos y licitaciones públicas durante un periodo de tiempo. El que la hace la paga pero también se lleva un castigo.

“Es un ámbito que es importante explotar” para reforzar la actividad sancionadora del superregulador, ha indicado Prieto.

No obstante, el responsable del departamento de Competencia ha explicado que este tipo de castigos no se van a dejar notar de inmediato, dado que sólo se pueden aplicar a los expedientes posteriores a octubre 2015. Sus efectos se sentirán dentro de 2 o 3 años, ha anticipado. Habrá que ver cómo se articula esta herramienta.

9. La imputación de directivos

Otra de las atribuciones que tiene la Comisión es la de imputar a personas físicas, y no sólo a empresas, en el marco de los expedientes de Competencia. Se trata de una medida que el árbitro no ha utilizado y que el Tribunal Supremo le ha instado a aplicar.

“Es una vía que vamos a explorar y que ya estamos explorando”, ha precisado Prieto. “Entendemos que es un asunto delicado. Su potencia disuasiva es importante, porque verse implicado aunque solo sea con una multa siempre va a tener un efecto de gran disuasión”.

Lo más probable es que este sea uno de los grandes líos, ya que no existe jurisprudencia al respecto en España. Por lo tanto, lo que la CNMC prevé es que las multas a directivos se recurran ante la Audiencia Nacional e incluso lleguen al Supremo. Una vez que exista un corpus suficiente de sentencias se podrá vislumbrar una doctrina y una forma de actuar por parte del superregulador; hasta entonces se moverán por ensayo y error.

10. El sector agrícola

“El sector agrícola es un sector que tradicionalmente ha estado al margen del Derecho de la Competencia a nivel comunitario”, ha afirmado Prieto.

Por ese motivo, la CNMC está en conversaciones con el Ministerio de Agricultura y con las organizaciones sectoriales. El objetivo es que esta industria sea consciente de que también está sometida al Derecho de la Competencia y que no les pille por sorpresa a los agricultores cuando se lleven un correctivo del superregulador.

Por eso y para que no se vuelva a repetir un caso como el del cártel de los lácteos.

11. Los colegios profesionales

Este es otro ámbito en el que Competencia tiene “habitualmente muchas cosas que decir”, según Prieto. En este sentido, el director de Competencia ha explicado que los colegios han dado problemas desde que se interesaron por ellos, así que el ruido continuará en 2016.

12. Las farmacias

“El de la farmacia ha sido un sector seguido por esta casa”, ha dicho Marín Quemada. El trabajo en este campo, ha predicho, se mantendrá a lo largo de los próximos años.