Las aerolíneas transportarán 3.800 millones de pasajeros y un volumen de carga de 53 millones de toneladas durante 2016, según ha desvelado en Singapur el director general de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA, en inglés), Tony Tyler. “Para 2034, la demanda mundial llegará a 7.000 millones de pasajeros”, augura.

El también consejero delegado de IATA indicó que esta previsión aportará a la actividad económica mundial 2,4 billones de dólares (2,1 billones de euros) y unos 58 millones de puestos de trabajo, según una nota de la organización. Para la región del Pacífico asiático son 33 millones de puestos de trabajo y 700.000 millones de dólares (626.00 millones de euros).

Para 2034, la demanda mundial llegará a 7.000 millones de pasajeros, pero sólo puede atenderse si trabajamos juntos”, dijo Tyler. La colaboración a la que alude el director general de la IATA se divide en tres apartados: infraestructuras, seguridad y sostenibilidad.

Tyler reconoció que “será un reto” igualar la construcción de infraestructuras a la demanda creciente y opinó que “probablemente Europa afronta el peligro mayor”. “Un estudio de Eurocontrol calcula que los aeropuertos europeos pueden tener una escasez de capacidad de alrededor del 12 % de la demanda para 2035”, indicó el británico Tylor. La mejora y el desarrollo de infraestructuras son necesarios para atender “a los 3.200 millones de pasajeros que se incorporarán al transporte aéreo en menos de dos décadas”, advirtió el jefe de la IATA.

El 56 % o unos 1.800 millones de pasajeros del total estarán en la región Asia-Pacífico, la gran mayoría en rutas ligadas con China. “Si somos capaces de realizar el potencial de este crecimiento, seguirán la actividad económica y puestos de trabajo. Para 2034, la aviación en esa región puede suponer 70 millones de puestos de trabajo y unos 1,3 billones de dólares (1,2 billones de euros) de actividad económica”, señaló Tyler.

El experto británico calificó la seguridad como la “principal prioridad” y destacó que el número de accidentes aéreos bajó en 2015 comparado con el periodo 2010-14, aunque admitió que hubo incidentes “impensables”, como el derribo de un avión con misil, la desaparición de un Boeing 777-200 y un piloto suicida. “No hay soluciones sencillas a las cuestiones surgidas de estas terribles tragedias”, admitió Tyler.

En el apartado de la sostenibilidad, “la eficiencia del carburante mejora a un promedio anual del 2 % (…) Ahora necesitamos que la asamblea de la Organización Internacional de la Aviación Civil este otoño acuerde un calendario de ahorro de carbono global y obligatorio que comience en 2020”, dijo el jefe de la IATA.