Hay semanas en las que el tiempo es descontable. No sé si me entienden. Semanas en las que es mejor empezar por el sábado para entender el lunes. Y eso es justo lo que nos ha pasado esta vez: que hay que acudir a las portadas de ayer para entender las de los cinco días previos.

La culpa, ya saben, la tiene “LA FOTO”. Así, todo en mayúsculas y con lucecitas, si me apuran. Esa imagen del no-saludo entre Pedro Sánchez y Mariano Rajoy que llevaron a portada casi todos los periódicos españoles, a excepción de los deportivos y del ABC, que se dejó caer con otra instantánea no menos interesante.


Pero esta semana ha habido más imágenes impactantes. Fíjense, si no, en la portada de ABC del viernes –han leído bien: del ABC–, en la que se da cuenta de la operación policial que buscaba pruebas de la presunta financiación ilegal del Partido Popular de Madrid.


También han copado espacio esta semana dos exilustres familias, la de los Pujoles y la de los Urdangarines, envueltos en asuntos más que turbios. Algunas portadas hablan por sí solas…


Corrupciones aparte, esta semana supimos que Albert Einstein tenía razón cuando predijo hace 101 años la existencia de las ondas gravitatorias –que no “gravitacionales”, por Dios, que se nos cabrea @ElbesoenlaLuna y para qué queremos más–. ¿No es maravilloso? Por cierto, una de las mejores portadas sobre la cuestión la ofreció el diario británico The Independent, que ese mismo día confirmaba su decisión de abandonar de manera inminente su edición en papel. Una pena, sin duda, porque sus primeras siempre estuvieron entre las más elegantes de Europa…