Sareb se ha convertido en segundo máximo accionista de Quabit Inmobiliaria, al hacerse con una participación del 7,7% en la inmobiliaria tras ejecutar deuda de Martibalsa, uno de los socios de la compañía.

El ‘banco malo’ se ha quedado con un paquete de 193,5 millones de acciones de Quabit que Martibalsa tenía puestas como garantía de una préstamo.

Estos títulos otorgan a Sareb una participación del 7,7% en Quabit y lo convierten en su segundo máximo accionista por detrás del grupo Rayet, que mantiene su 20,50%, y por delante del fondo KKR, que cuenta con un 5,3%.

De su lado, Martibalsa, compañía de Juan José Galiano Frías, ve diluida su participación en Quabit Inmobiliaria hasta el 3,30% desde el porcentaje del 11% que tenía hasta ahora.

En el caso de Sareb, su participación en Quabit tendrá carácter de “inversión financiera no estratégica”, con lo que según indicó la inmobiliaria en un comunicado, el ‘banco malo’ no prevé participar en la gestión de la empresa.

Bañuelos, en el origen de la participación

La participación en Quabit que ahora toma Sareb tiene su origen en 2009 y de la extinta empresa CV Capital de Enrique Bañuelos. La fusión de la también desaparecida compañía de este empresario Astroc con otras compañías (Afirma, Lanscape y Rayet) constituyó en esos años la actual Quabit Inmobiliaria.

En concreto, Quabit explica que en marzo de 2009, CV Capital (actualmente Vallcab Capital y en su origen empresa íntegramente propiedad de Enrique Bañuelos, expresidente de Astroc) traspasó al Grupo Rayet una póliza de crédito que mantenía con Bankia por importe de 21 millones de euros.

Martibalsa se constituyó entonces en garante solidario de esas obligaciones de pago y para ello pignoró parte de las acciones de Quabit Inmobiliaria (193,5 millones de acciones).

El pasado 10 de diciembre de 2015 venció el contrato de préstamo y esta semana misma Sareb (entidad a la que Bankia traspasó activos) ha ejecutado las acciones pignoradas de Martibalsa que lo garantizaban.

Reclamación de 300 millones

Para Grupo Rayet, constructora actual primer accionista de Quabit y que salió definitivamente del concurso de acreedores el pasado mes de enero, esta póliza de crédito está clasificada en su convenio de acreedores como deuda ordinaria.

Tras aplicar las condiciones del convenio de acreedores, el capital pendiente de pago queda fijado en 1,4 millones de euros y con un vencimiento a 10 años.

En paralelo, Quabit indica que aún está pendiente de sentencia una demanda de responsabilidad de administradores que Rayet interpuso contra Enrique Bañuelos y Vallcab Capital por cerca de 300 millones de euros y fundamentada en las irregularidades contables en Astroc durante 2006 y 2007.

Según indica, dichas irregularidades fueron aportadas para la constitución en aquellos años de Quabit Inmobiliaria (antes Afirma Grupo Inmobiliario), fruto de la fusión de esta última firma con  Astroc, Lanscape y Rayet Promoción.