El vicepresidente y consejero delegado de Abertis, Francisco Reynés, ha admitido la complejidad del panorama político español durante la presentación de los resultados de la compañía en 2015. No obstante, el primer ejecutivo de la multinacional ha rehusado otorgar a la inestabilidad política un impacto negativo en su negocio.

“No creo que nadie venga a dirigir un país para cargárselo”. Esa es la valoración de Reynés acerca de las conversaciones para formar Gobierno que tanta atención acaparan y tanta controversia despiertan.

Lejos de catalogar a ninguna de las opciones posibles como favoritas para los intereses de las empresas, el directivo ha asegurado que no cree que ninguna de las coaliciones “se dispare al pie” en el terreno económico.

“Como no creo que nadie tenga ganas de tomar decisiones que vayan en contra de la evolución de la economía española, que se ha demostrado creciente en 2015 y que esperamos que crezca en 2016, pues nosotros obviamente pensamos que el país tiene que tirar para adelante con quien sea”, ha afirmado Reynés.

En lo que a sus propias previsiones respecta, el consejero delegado de Abertis ha precisado que las proyecciones de crecimiento de la compañía de cara a 2016 se elaboraron en noviembre del año pasado, cuando el tablero del Congreso de los Diputados todavía no se había conformado con los resultados de las urnas, aunque no ha vaticinado ningún impacto notable de la coyuntura política -“somos prudentes pero también razonables”, ha indicado-.

Por el momento, la empresa no ha notado ni en España ni en Cataluña “ningún movimiento en ninguno de los contratos” de concesión de autopistas que tiene, según Reynés, nada que les haga “estar preocupados” como consecuencia del auge de las candidaturas ciudadanas o de la CUP.

“En todos los países estamos negociando permanentemente con las administraciones”, ha asegurado Reynés

“Nosotros estamos en muchos países y en todos los países estamos negociando permanentemente con las administraciones; no vamos a dejar de hacerlo con ninguna”, ha explicado.

Una visión que contrasta con otras algo más militantes, como la del presidente de BBVA, Francisco González, quien se ha mostrado contrario a “utopías” o “atajos” en materia económica y ha abogado por descartar “viejas políticas que ya han fracaso hace 100 años”.

La mayoría de empresarios, como el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, o su homólogo en CaixaBank, Isidre Fainé, se muestran partidarios de la estabilidad institucional. Sin embargo, casi todos se desmarcan de la supuesta influencia del poder económico en el político.

Yo no llamo a los políticos. Si me llaman les atiendo, pero yo no me dedico a esto. Bastante tengo”, dijo Fainé. “Yo no sé nada de política, soy un votante más, como cualquiera”, ha resumido Reynés.

Resultados

Abertis ha conseguido enterrar los problemas de la AP-7 bajo las plusvalías de Cellnex.

La compañía catalana de concesiones de autopistas ha obtenido un resultado extraordinario en 2015, con unos beneficios de 1.880 millones de euros que triplican los registrados en 2014. La culpa la tiene la salida a bolsa de su negocio de telecomunicaciones, Cellnex, una operación que le reportó más de 2.700 millones. Pero su cuentas están empañadas por la provisión multimillonaria que ha tenido que realizar para compensar las posibles pérdidas que generará la AP-7.

En sus resultados del pasado ejercicio constan unas provisiones por deterioro de activos de 1.622 millones de euros. Aunque en esta cifra impactan mucho los 760 millones por asumir un precio inferior al valor en libros de sus inversiones en Brasil, lo cierto es que la mayoría del monto viene del litigio que mantiene con el Ministerio de Fomento a cuenta de las compensaciones por la AP-7.

Foto: EFE

Existe una posibilidad de que la vía judicial no les dé la razón sobre las compensaciones que exigen a la Administración por el bajo tráfico de la AP-7, una retribución que estaba contemplada de entrada, así que lo han descontado de sus estados financieros. Pero todavía se muestran confiados.

Aunque sigue batallando en los tribunales, la compañía ha adoptado una posición de “prudencia contable”, como la ha denominado su vicepresidente y consejero delegado, Francisco Reynés.

“Creemos que los tribunales nos acabarán dando la razón”, ha indicado Reynés. “Nosotros confiamos plenamente en la justicia pero cumplimos con nuestros compromisos y uno de nuestros compromisos es ser prudente. Ya nos darán la razón. No sé cuándo ni cómo, pero nos la darán”.

Previsiones

La empresa prevé un aumento del tráfico en sus autopistas españolas del 4% en 2016, después de haberse anotado un crecimiento del 6,1% en 2015. Desde Abertis han indicado que disponen de alrededor de 4.000 millones de euros para invertir y que están estudiando seis proyectos en América y en Europa.

Fruto de este escenario positivo, la compañía estima que ingresará 4.700 millones este año y que alcanzará un beneficio operativo -ebitda- de 3.100 millones.

Los inversores premiaron los resultados de Abertis con un ascenso del 2,10% en el valor de sus títulos al cierre de la última sesión de la bolsa, mientras el Ibex 35 consiguió zafarse de su racha de caídas con una subida del 2,73%.