Pullmantur Cruceros ha reforzado su estrategia comercial en el mercado latinoamericano, de donde proviene casi la mitad de sus pasajeros, con el lanzamiento de nuevos itinerarios por el Caribe para la temporada de invierno 2016-2017, a bordo de los buques Zenith y Monarch.

América Latina cuenta con “un peso muy significativo” dentro de la estrategia de Pullmantur Cruceros y la naviera está “muy satisfecha” con la evolución de este mercado, ha asegurado su presidente y consejero delegado, Jorge Vilches.

La compañía ofrece una nueva ruta por ‘Islas del Caribe’, donde los pasajeros podrán disfrutar, a bordo del Zenith, “del único itinerario en el Caribe Oriental de habla y ambiente latino”, con la primera salida prevista para el 23 de diciembre de 2016 desde Santo Domingo y visitas a La Romana, St Maarten, Antigua, Santa Lucía y Barbados.

A bordo del Monarch, buque insignia de Pullmantur, el viajero conocerá, a partir del 4 de noviembre de 2016, el ‘Caribe Legendario’, que incluye escalas en Puerto Limón (Costa Rica), Colón (Panamá), Cartagena de Indias (Colombia), Jamaica y Gran Caimán.

(En verano de 2016, Pullmantur tiene previsto traer el Monarch a España, para las rutas del Mar del Norte, tanto el Báltico como Fiordos).

Actualmente, Pullmantur cubre con sus operaciones el sur, este y oeste del Mar Caribe y cuenta con Cartagena de Indias, Colón y Santo Domingo como puertos de embarque principales. A pesar de que la naviera está “muy contenta” de estar presente en Latinoamérica, donde seguirá “por mucho tiempo”, según Vilches, también “existen retos que se deben de afrontar”, ha recalcado. Entre ellos, ha destacado las infraestructuras, donde “es necesario invertir y trabajar más de la mano de los organismos públicos, porque la industria de cruceros genera muchos beneficios transversales a toda la sociedad”.

Debido al constante crecimiento en el número de pasajeros registrado en los últimos años, este sector se ha convertido “en un motor de desarrollo económico”, contribuyendo con 119.900 millones de dólares a la economía global en 2014 y con más de 930.000 empleos a tiempo completo, ha recalcado. Su impacto es, además, “muy transversal en todos los puertos donde atracan los barcos”, ha añadido Vilchez, poniendo el ejemplo del gasto de un crucerista que deja una media de 70 dólares en un puerto europeo y, si está embarcando, el aporte es de 90 dólares, que “llega automáticamente a los servicios y negocios locales”.

La compañía está trabajando, actualmente, en un nuevo proyecto, ‘Movidos por Ti’, que busca mejorar la experiencia del pasajero, cuidando la alimentación y bebidas a bordo, diversificando las excursiones e invirtiendo en los barcos, ha apuntado.

El Grupo Pullmantur, propiedad de Royal Caribbean Cruises, opera bajo las marcas Pullmantur Cruceros y Croisières de France, y sus barcos, situados en el Mediterráneo, Caribe, costa de Brasil y mares del norte de Europa, tienen una capacidad diaria para más de 10.000 pasajeros. El grupo, con sede en Madrid, tiene oficinas comerciales en Argentina, Brasil, Colombia, Francia y Portugal.