Las empresas españolas quieren el sol del desierto de Marruecos. Y lo están consiguiendo. El consorcio integrado por Sener ha ganado el contrato para la construcción de dos plantas para el mayor complejo solar del mundo situado en Ouarzazate (Marruecos).

El proyecto solar Noor será desarrollado por empresas españolas.  La puesta en marcha y operación de las plantas solares Noor II y III está en manos de un consorcio en el que participan Sener, Acciona y Tsk. Estas empresas ya participaron en la construcción de la primera fase del proyecto, Noor I, que fue inaugurada la semana pasada.

Aunque el consorcio constructor está liderado por el grupo saudí Acwa Power, la presencia de las empresas españolas será fundamental. Sener se encargará de los trabajos sobre Noor II y Noor III. Se trata de dos centrales de energía solar térmica que emplearán tecnologías diferentes

La cuarta y última fase del proyecto, Noor IV, aún no ha sido adjudicada

La segunda fase del proyecto utilizará paneles termosolares parabólicos extendidos a lo largo de 680 hectáreas y tendrá una capacidad de 200 megavatios eléctricos (MWe). Para Noor III, Sener seguirá el modelo utilizado en la planta Gemasolar de Sevilla. Para ello, se construirá una torre solar. La planta tendrá una superficie de 750 hectáreas y una capacidad de 150 MWe.

Se espera que para el año 2018 Noor II y III ya produzcan electricidad. La planta termosolar permitirá abastecer a la zona de energía durante todo el día y optimizar la distribución. La inversión total de todo el proyecto se cifra entre los 600 y los 750 mil millones de euros. Cuando se complete, el complejo de Ouarzazate será la mayor planta de energía solar de múltiples tecnologías del mundo. Y las empresas españolas lo habrán construido.