Telefónica quiere poner en valor su infraestructura de redes y para ello ha creado Telxius. La firma agrupará algunos de estos activos del grupo, y plantea una estrategia de optimización de la cartera de activos de la empresa. ¿Pero hay margen de negocio en este segmento?

Parece lógico que Telefónica tome esta decisión al considerar sus activos de infraestructuras como un negocio rentable. Además, mientras sigue a la espera de qué decisión toma Bruselas con respecto a la venta de su filial O2 en Reino Unido, poder contar con algo de capital extra, no viene mal.

Pero más allá de que el sector telco siempre esté en constante evolución y su necesidad sea vital para todos los ciudadanos, ¿cómo logrará Telefónica que Telxius sea rentable?

Uno de los principales argumentos que tiene a su favor la compañía azul es que los operadores necesitan cada vez más capacidad de red a medida que el uso de datos sigue en aumento. Todo hace indicar que el consumo de internet en el móvil seguirá creciendo. Eso, sumado a la definitiva explosión de los formatos de video, provoca que esa necesidad sea básica para los clientes. Por lo tanto, más consumo; mejores redes.

Y no solo eso, las compañías de torres pueden ofrecer también a los operadores una mayor cobertura y una mejor calidad de red en un momento en el que los usuarios, con la introducción del 4G, valoran cada vez más la calidad de la red del operador.

Un recurso necesario

Con respecto al 4G y las nuevas necesidades, los operadores necesitan reemplazar la infraestructura actual para poder ofrecer 4G o tecnología que utiliza “carrier aggregation”, por lo tanto siempre va a existir esta necesidad, sobre todo, y volviendo a la demanda del cliente, porque los usuarios exigirán más.

Otro motivo que invita a pensar en la rentabilidad de estas infraestructuras tiene que ver con los contratos a largo plazo que las compañías de torres mantienen con las operadoras. Estos suelen incluirse con una cláusula de escalabilidad y en el caso de Europa contempla la variación de precio de alquiler de un año a otro sujeto normalmente a la inflación. En el caso de Estados Unidos esta variación suele estar sujeta a una tasa fija de entorno el 3%.

Por último, para las operadoras, el desmantelamiento de torres existentes supone un ahorro en opex en materia de mantenimiento y gastos de funcionamiento. Eso otorga a las compañías de torres la capacidad de atraer a operadores que podrían instalar sus equipos en sus emplazamientos teniéndose que preocupar únicamente por el alquiler.

Estos son los motivos que tiene Telefónica para creer que Telxius será rentable y podrá dotar a la compañía de unos remanentes para seguir peleando contra su deuda, y más si la venta británica no sale del todo bien.