El operador turístico TUI AG, participado por empresas españolas como Riu, sufrió en el primer trimestre de su año fiscal (octubre-diciembre), una pérdida neta atribuible de 184 millones de euros, un 76% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

TUI ha presentado el balance del primer trimestre y celebró su junta general de accionistas en Hannover, en la que dijo que observa una fuerte caída de las reservas a destinos afectados por el terrorismo, como Turquía, pero que se desplazan a otros países como España.

El aumento de la pérdida neta se produjo por una depreciación del valor de su participación del 12,3% en la compañía de transporte marítimo por contenedores Hapag-Lloyd.

La facturación de TUI se incrementó en su primer trimestre fiscal un 5,4%, hasta 3.718 millones de euros. Las acciones de TUI AG bajaban un 2,6%, hasta 13,60 euros, en la bolsa de Fráncfort.

El presidente de TUI, Friedrich Joussen, dijo ante los accionistas que las reservas de verano para Turquía han caído un 40% en comparación con el año pasado y que las reservas a otros destinos en el Norte de África como Túnez y Egipto ya habían descendido desde hace tiempo.

Sin embargo, otras regiones como las Islas Canarias viven un auge por el que apuesta la compañía turística alemana. Joussen consideró que “pese a los desafíos geopolíticos en algunas regiones hemos podido comenzar bien el nuevo ejercicio”.