El fabricante español de trenes Talgo por fin va a recibir la autorización para llevar a cabo recorridos de prueba en la línea Delhi-Mumbai para demostrar que puede reducir el tiempo en recorrer el trayecto en casi un 30%.

Según informa Business Standard, el Gobierno está a punto de dar el visto bueno definitivo a la operación en la que Talgo probará, sin coste para el Gobierno indio, trenes mucho más ligeros y rápidos que los que circulan por estas vías.

La compañía que dirige José María Oriol cree que se puede utilizar la antigua red de Indian Railways para mejorar la conectividad. El plan es pasar de las 17 horas que hoy se tarda en recorrer los 1.400 kilómetros de la ruta a sólo 12 horas. 

Oriol se reunió el año pasado con el ministro indio del ramo, Suresh Prabhu, durante un viaje al país para promover sus productos. Se otorgó ya entonces la autorización preliminar, y sólo quedaba el visto bueno para poder trasladar el tren desde España hasta India, un proceso que pagará Talgo en el marco de esta acción comercial, al igual que los técnicos que acompañarán al convoy para llevar a cabo los test. 

“De los 60.000 kilómetros de líneas ferreas en India, algunas serán actualizadas, pero la mayoría se quedarán como están. Ahí es donde podemos marcar la diferencia, aumentando la velocidad del tren sin cambiar la infraestructura de las líneas”, explicaba Oriol durante su visita a India. La compañía utilizará los mismos vehículos capaces de circular a entre 160 y 220 kilómetros por hora y que están siendo utilizados en líneas antiguas de Asia Central y Estados Unidos.

El interés de Talgo se produce en el marco del ambicioso plan de Indian Ralways de invertir 125.000 millones de dólares para dar un empujón a la cuarta red ferroviaria del mundo. El pasado noviembre se anunciaron contratos a General Electric y Alstom por 5.600 millones de dólares para construir locomotoras.