La Mesa del Congreso ha aprobado este martes por unanimidad una nueva propuesta de Podemos para reubicar a sus diputados en el hemiciclo y que supondrá que el líder del partido morado, Pablo Iglesias, pueda sentarse en la primera fila de escaños que también ocupa el líder del PSOE, Pedro Sánchez, justo por encima del banco azul del Gobierno.

Los miembros de la Mesa han anunciado tras la reunión del órgano de Gobierno de la Cámara este acuerdo alcanzado entre PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos, que finalmente han aceptado revisar la distribución de escaños que aprobaron hace tres semanas y que no agradó ni a Podemos ni a otros grupos minoritarios como ERC y el Mixto.

Este nuevo acuerdo llega después de que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, avanzara la semana pasada que estaba dispuesto a facilitar que los diputados de Podemos fueran ubicados en un sitio que les resultara más cómodo. Sánchez hizo estas declaraciones dos días después de que la Mesa avisara al partido de Pablo Iglesias de que su alternativa no sería estudiada si no lograba más consenso que la que ya había aprobado la Mesa. Finalmente ha salido adelante una segunda propuesta de Podemos, que siempre se quejó de que ninguno de sus diputados se iba a sentar en la primera fila y de que muchos de ellos quedaban relegados al “gallinero”.

En el nuevo reparto, el PSOE se mantiene a la izquierda del hemiciclo, pero comparte ‘quesito’ con Podemos, que situará a tres de sus diputados en la primera fila justo detrás de la bancada del Gobierno.

El gajo central del Salón de Plenos, en su lado izquierdo, lo ocuparán en su parte superior el resto de parlamentarios de Podemos –con los de ERC en una fila en medio–, Democracia y Libertad y los seis diputados del PNV, dos de ellos en la primera fila detrás del Ejecutivo, respetando su ubicación tradicional que nunca se cuestionó. Ya en la mitad derecha de la zona central se colocarán los 14 diputados del Grupo Mixto, que se reagrupan respecto al primer reparto de la Mesa, aunque seguirán divididos en cuatro filas y no en seis.

También estarán esta bancada el grueso de los diputados de Ciudadanos, que, no obstante, también tendrán seis escaños junto al PP en el ala derecha del salón de plenos, concretamente en las dos últimas filas. Además, cinco diputados del partido naranja se sentarán en primera fila detrás de la bancada azul del Ejecutivo.

Según este diseño, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias compartirán fila en el lado izquierdo del hemiciclo, aunque su lugar definitivo dependerá de si el candidato socialista consigue los apoyos necesarios para ser investido presidente del Gobierno y, por tanto, desciende al banco azul. Y también de si acepta la propuesta de Pablo Iglesias de ser su vicepresidente lo que le llevaría a sentarse a su lado como miembro del Gobierno.

Sin comodidades totales

El presidente del Congreso, Patxi López, ha reconocido estar “contento” con el acuerdo, que cree que además da la razón a su tesis de que, “con un poco de tiempo”, era posible un consenso en torno a este asunto. “Nadie estará a gusto al 100% pero nadie estará incómodo al 100%, me parece muy razonable la decisión adoptada”, ha celebrado.

También ha dado el visto bueno al nuevo reparto la vicepresidenta primera, la ‘popular’ Celia Villalobos, quien ha revelado además que PSOE y Ciudadanos querían darse una semana de plazo para estudiar la propuesta pero ella se ha opuesto argumentando que tampoco se dio a Podemos este tiempo cuando se votó por primera vez el lugar de los diputados en el hemiciclo.

Además, ha insistido en que ella no fue la autora del diseño original que provocó el enfado de Podemos y ha asegurado que le fue entregado por un miembro de un grupo parlamentario cuya identidad, según ha garantizado, nunca va a desvelar por “cortesía y educación”.

Los autores de la propuesta, la vicepresidenta tercera, Gloria Elizo, y el secretario cuarto, Marcelo Expósito, de Podemos y En Comú-Podem, han agradecido el respaldo del resto de grupos al nuevo diseño, que creen que representa “mejor” la representatividad de cada grupo parlamentario.

Además, Elizo ha mostrado su esperanza de este pacto sirva para allanar el camino a un acuerdo de Gobierno con el PSOE, al que ha agradecido que haya aceptado esta propuesta “razonable” en vez de mantener “posiciones partidistas que pueden afectar al resto por otras posiciones políticas”.