Las acciones de la australiana Broadspectrum se desplomaron más de un 13% después de que Ferrovial notificase a la CNMV australiana que “estudiará sus opciones” después de que el Gobierno australiano haya replanteado un contrato por cinco años con el que ya contaba la española.

El Gobierno australiano pedirá a Broadspectrum y uno de sus competidores, probablemente Serco, que vuelvan a presentar ofertas por los servicios en Nauru y Manus Island, con un valor potencial de 2.000 millones de dólares australianos (1.250 millones de euros).

“Los cambios en la situación del contrato del Departamento de Inmigración y Protección Fronteriza (DIBP, por sus siglas en inglés) son un cambio significativo y negativo, lo que afecta la valoración de Broadspectrum”, explicó Santiago Olivares, consejero delegado de Ferrovial Servicios, en el comunicado oficial.

Ahora Ferrovial tiene varias semanas para decidir si retirarse de la oferta de 1,35 dólares australianos por acción, que valora Broadspectrum en 715 millones. El objetivo de Ferrovial era utilizar la compañía como cabeza de puente en Australia, incluso sin este contrato, pero de no firmarse implicaría un fuerte reajuste de la compañía que no podría llevarse a cabo sin asumir fuertes pérdidas.  

El acuerdo por cinco años tenía como objetivo prestar servicios a la guarnición de los centros de detención de Nauru y de Manus Island. Estos centros son una muestra de la estricta política de inmigración australiana y acaban de ser objeto de una fuerte polémica después de que el Tribunal Supremo australiano haya abierto la puerta a la deportación de cientos de inmigrantes y refugiados a estas islas de la Micronesia, provocando alerta en Unicef, Amnistía Internacional y otras organizaciones en defensa de los derechos humanos, así como los grupos de la oposición australiana. Dicha decisión afectará a 267 solicitantes de asilo, entre ellos 39 niños y 33 bebés, trasladados por razones médicas desde Nauru y Manus. Entre ellos se encuentra un niño de cinco años que supuestamente fue violado en Nauru y que podría ser devuelto al lugar donde sigue su agresor.

Broadspectrum había anunciado inicialmente que estaba en la fase final para alcanzar un acuerdo por cinco años, pero por el momento sólo ha conseguido una ampliación por un año, que comienza el próximo mes de marzo marzo. E incluso si finalmente consigue hacerse con el contrato, será por mucho menos dinero del previsto.

Resulta muy paradójico, justo ahora que Ernst&Young ha vuelto a recortar su valoración de la compañía, recordar que Ferrovial hizo una oferta de dos dólares por acción en diciembre de 2014, que fue rechazada por la compañía.