Las protestas que estos días se suceden en París en el sector del taxi pueden ser la antesala de lo que pasará en Madrid el próximo 18 de febrero, donde los taxistas están llamados a una manifestación en contra de los vehículos con licencia VTC.

La próxima semana, concretamente el jueves 18 de febrero, los taxistas de Madrid están llamados a una manifestación contras las acciones llevadas a cabo por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Según Fedetaxi, creen que este organismo está favoreciendo los intereses de los vehículos con licencia VTC, y que eso será abrir las puertas a Uber.

Para saber lo que puede suceder, tan solo hace falta mirar París, donde la guerra del taxi está dejando un reguero de manifestaciones y movilizaciones que están parando las calles parisinas y sus aeropuertos.

Concretamente, los chóferes de vehículos privados que se reservan por internet, conocidos en Francia como VTC, han bloqueado de nuevo los accesos al aeropuerto Roissy-Charles de Gaulle, el principal de París, en contra de las medidas en favor de los taxistas que ha sido adoptadas por el Gobierno.

Estos coches prosiguieron la protesta iniciada la semana pasada y acudieron en cortejo y a muy baja velocidad al principal acceso que hay a ese aeropuerto desde la capital, lo que provocó atascos en la autopista.

Su protesta se produce días después de la organizada por los taxistas en contra de la competencia que suponen estos nuevos medios de transporte, que consiguió que el Gobierno prometiera aumentar los controles a los VTC.

Estos últimos creen que el Ejecutivo no les permite efectuar con normalidad su labor que, según sus cálculos, genera 10.000 puestos de trabajo en Francia.

El año pasado, la Justicia francesa prohibió la aplicación de internet Uber Pop, al considerarla una competencia desleal de los taxistas, pero mantiene los servicios de reserva a través de internet de vehículos con conductor, sobre los que recuerda que para que puedan ejercer deben seguir una formación.