Todavía está encima de la mesa pero es una opción sin apoyos. Una de las medidas que se planteó incluir en el nuevo protocolo para episodios de alta contaminación en Madrid, que ha entrado en vigor este mes, consistía en que el transporte público fuera gratuito para los conductores que se vieran forzados a dejar su coche por las restricciones al tráfico rodado. Finalmente no se ha introducido esta iniciativa, que ahora mismo no cuenta como solución viable a los problemas de contaminación que se puedan producir este año.

Algunos consideraban que, ya que el Ayuntamiento les iba a impedir la circulación, qué menos que brindarles de manera gratuita a los conductores afectados por el protocolo para casos de contaminación la oportunidad de disfrutar de la red de transporte público de manera gratuita. Con la arbitrariedad que supone, ya que son ellos los culpables de la boina pestilente que cubre la ciudad en ocasiones especiales.

La complejidad técnica y presupuestaria que conlleva esta medida fue la que en última instancia frenó su implantación en el marco actual.

“Es una propuesta que tendremos que estudiar con la certeza, creo yo, de que no es la solución que el transporte sea gratuito ese día”, ha afirmado el viceconsejero de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, Miguel Ángel Ruiz.

Desde el Ejecutivo regional creen que la prioridad es garantizar la movilidad de los ciudadanos

La activación de los distintos escenarios del protocolo, ha explicado, requiere un refuerzo de la red de transporte público en los días que más contaminación haya porque el principal objetivo de la Administración es “garantizar la movilidad”. Por otro lado, ha predicho un aumento en el número de episodios de alta polución, dada la rebaja de los límites que se ha establecido en el nuevo protocolo.

“Probablemente no se contemple nunca la gratuidad del transporte como tal, no lo sé. Algunas opciones hay que a lo mejor serían más fáciles de abordar presupuestariamente, como una tarifa especial durante las horas puntas”, ha explicado la directora general de Sostenibilidad y Control Ambiental del Ayuntamiento de Madrid, Paz Valiente.

La responsable municipal ha añadido al caso el ejemplo de una ciudad europea que convirtió en gratuito el servicio municipal de transportes; al cabo de menos de un año, ha precisado, los niveles de uso volvieron a las cifras registradas antes de que se implantara la medida.

El gas como alternativa

Los dos responsables han hecho estas declaraciones durante el balance anual de la Asociación Española de Operadores de Gas Licuado del Petróleo (AOGLP), un carburante que reduce la emisión de dióxido de nitrógeno en un 96%.

Paz Valiente ha reiterado que la ciudad está comprometida con las medidas de estímulo a este combustible fósil, ya que bonifica fiscalmente a los vehículos de gas y además contempla que puedan circular en los escenarios de mayor contaminación, los casos 3 y 4 del protocolo.

Por otro lado, ha explicado que el consistorio va a mantener la promoción del GLP entre el parque de taxis y la incorporación de vehículos de autogas en la flota municipal.

Desde la Comunidad de Madrid, Miguel Ángel Ruiz ha precisado que el 38% de los 620 taxis que se han renovado en 2015 han incluido el gas como combustible.