La Asociación Española de Operadores de Gas Licuado del Petróleo (AOGLP) estima que este año se venderán 3 o 4 veces más coches de autogas que en 2015. Por tanto, el parque automovilístico de este tipo se verá ampliado con entre 6.000 y 8.000 vehículos.

El gas como combustible para automoción es marginal, testimonial. Los 8.000 coches de GLP que los mejores cálculos de ventas vaticinan para 2016 suponen un 0,72% de los 1,1 millones de autos que se entregarán este año en España, de acuerdo con las estimaciones de las patronales del automóvil. Y sin embargo, el gas puede ser determinante para las carreteras de esta década.

El GLP ofrece una “solución inmediata” a los episodios de alta contaminación que viven ciudades como Madrid, ha asegurado el director general de AOGLP, José Luis Blanco, durante la presentación del balance anual de la industria.

El gas licuado del petróleo reduce la emisión de dióxido de nitrógeno en un 96%

Además, esta tecnología puede contribuir al cumplimiento de los límites de emisiones establecidos para 2020, ya que el GLP reduce la emisión de dióxido de nitrógeno en un 96%, así como la liberación de partículas contaminantes en un 99%, según Blanco.

Fruto de esta necesidad, el Gobierno aprobó una partida dentro del plan MOVEA de ayudas a la compra de coches propulsados con energías alternativas. El autogas va a recibir 1,3 millones de euros durante 2016 en este tipo de subvenciones, gracias a lo que se podrán obtener descuentos de hasta 4.000 euros por unidad.

Como consecuencia del marco de apoyo institucional al GLP, la industria ha conseguido vender 2.439 coches nuevos, más que los 2.255 eléctricos, en todo el año 2015.

Por su parte, el consumo de autogas ha subido un 22% en España durante 2015 hasta alcanzar un total de 43.207 toneladas. En 2016, los niveles podrían estar un 40% por encima de los registrados el año pasado, ha indicado Blanco.

El objetivo, ha precisado, es alcanzar un parque de 200.000 o 250.000 coches de GLP en 2020. Por el momento hay 50.000 coches aunque la red de repostaje ha alcanzado las 500 estaciones de servicio, con lo que se puede recorrer España de punta a punta sin tener que consumir gasolina, como ha subrayado el director general de AOGLP.