• El PP sigue siendo la primera fuerza política (28,8%) y los socialistas caen al tercer lugar (20,5%)
• El partido de Pablo Iglesias suma el 21,9% de intención de voto junto a las confluencias catalana, valenciana y gallega.
• Ciudadanos retrocede hasta el 13,3%, siete décimas por debajo de lo obtenido en las generales del 20-D.
• La marca de Artur Mas pierde el 25% de sus apoyos y se ve ampliamente superada por ERC.
• Alberto Garzón desplaza a Albert Rivera como líder mejor valorado.
• El trabajo de campo del barómetro se hizo del 2 al 11 de enero.

Pablo Iglesias continúa ganando terreno. Su partido adelantaría al PSOE en unas nuevas elecciones generales, siempre que lograra reeditar las alianzas estratégicas en Cataluña, Galicia y Comunidad Valenciana. El barómetro de enero del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), hecho público este jueves, estima en un 21,9% el voto que obtendrían esas candidaturas juntas, por el 20,5% de los socialistas. Iglesias y sus socios suben más de un punto respecto al 20D -entonces sumaron el 20,66%-, mientras Pedro Sánchez cae 1,5 -en diciembre obtuvo el 22%-.

El PP sigue siendo la primera fuerza política de España y apenas presenta variaciones en sus apoyos desde diciembre. Si en las generales se llevó el 28,7% de las papeletas, ahora se haría con el 28,8%. Ciudadanos sí experimenta un retroceso de siete décimas, al caer del 13,93% al 13,3%. El trabajo de campo del barómetro se hizo del 2 al 11 de enero, antes de que estallara la Operación Taula en Valencia y de que comenzaran los movimientos políticos para tratar de formar Gobierno.

Sí era ya una realidad la fragmentación parlamentaria que arrojó el resultado del 20-D, a consecuencia de la cual el país sigue institucionalmente bloqueado. Dicho escenario no variaría sustancialmente en unos nuevos comicios, a excepción del sorpasso en la izquierda. Y habría que ver si este se produciría en escaños o solo en votos.

Hay que recordar, en todo caso, lo complejo que tendría Iglesias volver a aliarse con las mareas, Barcelona En Comú o Compromís. Este último partido ya se ha separado de la formación morada en el Congreso, al ver irrealizable el compromiso de tener grupo propio. Los cuatro diputados de la formación valenciana se integraron en el Grupo Mixto para no disolverse en el de Podemos bajo el liderazgo de Iglesias. Además, la confluencia catalana va a constituirse como partido al margen de la estructura morada, tal y como anunció Ada Colau hace unos días.

Sin contar las candidaturas periféricas, Iglesias se queda en el 13,2% de intención de voto. En Comú Podem aporta 4,5 puntos más; Compromís-Podemos otros 2,5; y En Marea, 1,7.

IU se mantiene en el 3,7% pese a la pujanza de Podemos

El CIS también refleja el aguante de Izquierda Unida, que calcaría el resultado del 20-D (3,7%). El partido de Alberto Garzón no acusaría el desgaste de la presunta polarización que provocarían los nuevos comicios ni se vería más afectado por la pujanza de Podemos, que compite por su mismo electorado. La explicación podría estar en el gran tirón del cabeza de cartel, que es por primera vez el líder mejor valorado.

Los españoles puntúan a Garzón con un 4,68; Rivera se queda en el 3,92; Iglesias en el 3,78; y Sánchez en el 3,75. Por debajo sigue Mariano Rajoy (3,08), mientras el líder de la confluencia catalana, Xavier Domènech, se estrena haciéndose con la segunda plaza (4,26).

En cuanto a los partidos nacionalistas, cabe destacar el gran batacazo de Democràcia i Llibertat (DiL), la marca electoral del partido de Artur Mas. Baja del 2,25% al 1,7% y se ve ampliamente superado por una ERC que ya en diciembre obtuvo una décima y un escaño más que su socio de Gobierno catalán. La formación republicana subiría del 2,39% al 2,8%.

PNV y EH Bildu suben una décima cada uno, para establecerse en el 1,3% y el 1%, respectivamente.