Abengoa presenta esta mañana a sus acreedores el plan de viabilidad que el grupo prevé usar como hoja de ruta para esquivar el concurso de acreedores que amenaza a la compañía.

Abengoa presenta esta mañana a sus acreedores el plan de viabilidad que el grupo prevé usar como hoja de ruta para esquivar el concurso de acreedores que amenaza a la compañía. Este plan prevé una empresa de menor tamaño y focalizada en las actividades de construcción, ingeniería e innovación, sobre las que quiere cimentar su resurgimiento empresarial.

La banca acreedora, bonistas, la compañía y asesores de ambas partes se sentarán hoy con el plan ya sobre la mesa, más de una semana después de que fuera aprobado por el consejo de administración de Abengoa. Este plan, elaborado con el respaldo de la firma de asesoramiento Alvarez & Marsal, lleva siendo esperado por la banca desde hace unas semanas. Ahora, deberá ser la firma KPMG, elegida como asesora en el proceso de reestructuración de la empresa andaluz, la que deberá revisar el plan.

Una vez se conozca el plan por todas las partes, se abrirá una fase de negociación con los acreedores sobre la reestructuración de la deuda de la compañía y la obtención de los recursos necesarios para así continuar su actividad. Esta fase no se presenta fácil, ya que los bancos ya han señalado que de entrada no contemplan ningún tipo de quita en la deuda.

No obstante, la compañía tiene claro que el acuerdo debe alcanzarse antes de que finalice el período marcado por el preconcurso de acreedores, dado que una situación de concurso implicaría “una destrucción de valor para acreedores y accionistas muy superior a la de cualquier escenario de continuidad, todo ello sin evaluar el enorme coste social que tal situación implicaría”.