La red hotelera pública consigue un beneficio de 4 millones –el primero desde 2008- espera duplicarlo este año. La compañía ha logrado cancelar toda la deuda

Paradores deja atrás los números rojos. El grupo hotelero público ha obtenido un beneficio de 4 millones de euros tras seis años consecutivos en pérdidas y prevé alcanzarlos los 8 millones al cierre de 2016.

Paradores venía acumulando pérdidas año tras año desde 2009. La compañía, con Ángeles Alarcó como presidenta desde la llegada del PP al poder, ha ejecutado un duro plan de recortes (con un ERE que afecta a 350 trabajadores y con reducciones de jornada para otros 400 empleados más) en los últimos años. Pero también ha contado con el respaldo por parte del Gobierno, vía inyecciones directas de capital, para poder sanear las cuentas.

Y es que Paradores ha recibido directamente 152 millones de euros de dinero público desde 2012, mediante la ejecución de siete ampliaciones de capital. Desde el Ejecutivo se ha justificado durante estos años estas operaciones sosteniendo que el anterior Gobierno dejó una compañía en quiebra y que, cuando el nuevo equipo directivo llegó, no había dinero en la compañía ni para pagar las nóminas.

Una sociedad literalmente quebrada en 2011, presenta hoy una situación totalmente saneada, cerrando el ejercicio 2015, con unos ingresos totales de 231 millones de euros,  un ebitda positivo de más de 30 millones y  un beneficio neto de 4 millones”, subraya la compañía en un comunicado. “Paradores refleja la recuperación del consumo, con unos resultados a diciembre del 2015 similares al año 2007, previo a la crisis”.

Sin deuda

Esa compañía en quiebra que el actual equipo de dirección insiste en que se encontró a su llegada acumulaba una deuda de 110 millones en 2011. Las ampliaciones de capital –junto a la reestructuración firmada en 2013- han sido fundamentales para lograr sanear el balance y conseguir cerrar el año pasado habiendo saldado la totalidad de la deuda financiera del grupo.

“El reconocimiento de los deberes bien hechos, se pintó de manera inmediata en los PGE con una aportación de capital para hacer frente a la deuda, por la sobreinversión realizada en los periodos anteriores, fuera del pliego de concesión”, reconoce Paradores. “Gracias a estas ampliaciones de capital realizadas durante los años 2012, 2013, 2014 y 2015 por un total 152 millones de euros para hacer frente al pago de deudas incurridas con anterioridad a 2012 y a la utilización de recursos propios por 17 millones, a finales del ejercicio pasado, la deuda financiera ha sido totalmente cancelada”.