La aerolínea de bajo coste anuncia el lanzamiento de plan de recompra de acciones por importe de 800 millones de euros después de duplicar sus beneficios trimestrales y confirmar que el resultado anual rondará los 1.200 millones de euros.

El gigante ‘low cost’ se dispone a repartir parte de su éxito con sus socios. Ryanair ha anunciado hoy la puesta en marcha de un programa de recompra de acciones por importe de 800 millones, que pretende lanzar este mismo viernes e ir ejecutando durante los próximos nueve meses. La aerolínea irlandesa presume, tras el anuncio, de haber ‘devuelto’ más de 4.000 millones de euros a sus accionistas durante los últimos ocho meses.

El plan de recompra de títulos llega después de que Ryanair ya repartiera entre sus accionistas los 398 millones de euros que percibió por la venta de su participación del 29,8% en el capital de Aer Lingus con la opa lanzada por IAG. La compañía lanzó el año pasado un programa de reparto de acciones de tipo B (con derechos económicos, pero sin derecho de voto en la junta) por importe de esos casi 400 millones, con lo que duplicó hasta los 800 millones la retribución prevista al accionista.

Ryanair sigue a velocidad de crucero y ha anunciado hoy haber más que duplicado (+110%) su beneficio en el tercer trimestre de su año fiscal -de octubre a diciembre-, con un resultado de 103 millones de euros. El grupo elevó un 17% sus ingresos, hasta los 1.330 millones de euros, gracias singularmente al incremento del 20% del tráfico de pasajeros, rozando los 25 millones de viajeros en el trimestre. La compañía consigue así superar la cota de los 100 millones de pasajeros en el año natural 2015. Al incremento de los ingresos se suma el recorte de los costes unitarios del 5% (del 1% si no se tiene en cuenta el derrumbe de los precios del petróleo).

El gigante de la aviación de bajo coste mantiene su previsión de beneficio anual récord, anunciada el pasado septiembre. La compañía elevó entonces un 25% ese rango de beneficio previsto,  hasta situarlo en una horquilla entre los 1.175 y los 1.225 millones de euros. Con estas nuevas estimaciones, Ryanair cerraría el ejercicio con un incremento de sus ganancias de entre un 35 y un 40% en relación a los 867 millones de euros obtenidos el año anterior (que ya fue un año récord tras disparar los resultados un 66%).

Rebajar aún más los billetes

Ryanair ha aprovechado el desplome de los precios del crude para extender sus contratos de cobertura del precio del combustible hasta el ejercicio fiscal 2018. Según datos de la compañía, el 95% del consumo de 2017 está garantizado a un precio de 62 dólares el barril con un tipo de cambio euro/dólar de 1,17, con lo que la aerolínea calcula que recortará su factura de combustible en 430 millones de euros en 2017. Y para 2018 la compañía ya tiene cubierto en torno a la mitad de su demanda a un precio de 52 dólares el barril.

Los planes de la compañía pasan por trasladar estos ahorros adicionales al pasajero mediante un nuevo recorte de los precios de sus billetes en 2016 y 2017 en sus principales mercados, entre los que la empresa cita explícitamente a España. Ryanair asegura que el precio medio de sus billetes se sitúa actualmente en los 40 euros, tras haberlo reducido un 1% durante el tercer trimestre. Y su intención es recortarlo otro 6% durante el último trimestre de su año fiscal (hasta ahora su objetivo era del 4%), un periodo en el que espera incrementar su cifra de pasajeros un 26% y completar el ejercicio fiscal con 106 millones de viajeros.