La alianza Canberra Metro Consortium, en la que participan Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF) y Cimic (ACS), se ha adjudicado la primera fase del proyecto Capital Metro, que unirá la capital australiana con Gungahlin. Los liberales han amenazado con anular el proyecto si ganan en las elecciones federales del mes de octubre.

CAF se encargará de la fabricación y el mantenimiento de una flota de trece tranvías, de 33 metros de longitud, con 66 asientos y capacidad para transportar a 207 personas, con espacio para sillas de ruedas, bicicletas, asientos para pasajeros con necesidades especiales y wifi a bordo. Contarán con iluminación LED, sistemas eléctricos con especial atención en la eficiencia energética y cámaras de seguridad. El objetivo es que los trenes estén en funcionamiento en 2019. El total del proyecto Capital Metro está presupuestado en unos 500 millones de euros.

Las siete paradas del recorrido contarán con taquillas gratuitas y protección contra la imprevisible meteorología de la capital. CAF ya colaboraba con la línea de metro ligero de Sydney.

Cimic participa a través de Pacific Partnerships y CPB Contractors, y en el consorcio también están presentes John Holland, Deutsche Bahn, Mitshubishi Corporation, Banco de Tokio y Aberdeen Infrastructure Investment.

“El Gobierno del ACT (Territorio de la Capital Australiana) ha optado por una alianza público privada para ofrecer una sofisticada inversión en infraestructuras que ofrecerá un servicio de las más altas prestaciones para el pueblo de Canberra” afirmó el CEO de Cimic, Marcelino Fernandez Verde.

La oposición se ha comprometido a romper cualquier contrato de metro ligero que se firme antes de las elecciones si gana las elecciones federales el próximo mes de octubre y han exigido que en el contrato se fije una cláusula de terminación “justa y razonable” dado que los liberales tienen la intención de cerrar el consorcio si ganan en los comicios al considerar que “no es la mejor forma de gastar el dinero”, en palabras del líder de los liberales, Alistair Coe a la prensa local