Es el mes más corto del año y también el más activo en lo que a ocio se refiere. Hay que ponerse las pilas si queremos llegar a todo y para eso, lo primero es alimentarse bien. Enero nos ha dado tiempo para recuperar el apetito tras es atracón navideño, y menos mal, porque la agenda de ocio gastronómico de febrero está llena de planes apetecibles gracias al Gastrofestival y a la entrada de productos de temporada como la trufa, los platos la caza y esos guisos calentitos que el cuerpo nos pide ahora. Además, para que nadie se quede con hambre, el generoso año bisiesto nos regala un día más para disfrutar en la mesa. ¿Comemos?

Aquí huele a trufa

“El aroma de la trufa es siempre un regalo”, explica Pedro Larumbe. Por eso, desde hace ya seis años, cada enero llegan a su restaurante de la Castellana los mejores ejemplares desde su Navarra natal, Soria y Burgos. “En temporada consumimos cerca de 60 kilos de trufa, una cantidad que no ha dejado de aumentar desde que iniciamos estas jornadas, que cada año tienen más éxito”, añade el chef. Una cita que esperan con ansia sus hambrientos parroquianos y que podrán disfrutar, tanto en un menú completo como en todo tipo de platos (postres incluidos) hasta el 7 de febrero. 

El 38 de Larumbe (Castellana 38, Madrid. Tel. 915 75 11 12)


 

De puchero en puchero

El cocido de El Café de la Ópera es uno de los más populares de la capital porque, tal y como mandan los cánones, se sirve en tres vuelcos. En el primero, la tradicional sopa de fideos se presenta en una cazuela de hierro clásica. Los dos restantes, el de las legumbres, patatas y verduras seleccionadas especialmente para la ocasión y el de las carnes de primera calidad, en dos sartenes hondas. Y de postre, leche frita. El Café de la Ópera, famoso desde hace más de 15 años por sus cenas líricas, participa con este guiso en la Ruta del Cocido que se celebra cada año en Madrid por estas fechas.

El Café de la Ópera (Arrieta 6, Madrid. Tel. 91 542 63 82)


 

Popurrí de albóndigas

Albóndigas de pollo en pepitoria, de perdiz, morcilla, trigueros, atún… ¡incluso dulces! Los amantes de estas sabrosas ‘bolitas’ tienen una cita en las I Jornadas de la Albóndiga que se celebran en del 8 al 21 de febrero en Los Galayos. Un homenaje a esta receta clásica de la gastronomía que recoge diez versiones, a cual más original. No olvides dejar hueco para el postre, porque tienes que probar las albóndigas de chocolate y kikos con naranja sanguina o las de tarta de queso con frutos rojos y sopa de mango. 

Los Galayos (Botoneras 5, Madrid. Tel. 91 366 30 28)


 

Coto privado de caza

Durante todo el mes de febrero, el Mercado de la Reina abre el primer ‘coto de caza privado’ en pleno centro de Madrid para deleite de los paladares carnívoros: del 1 al 5 de febrero, lomo de ciervo en su jugo con puré de ciruelas y canela con patatas a lo pobre o ensalada de perdiz escabechada con brotes tiernos, puré de boniato y verduritas; del 8 al 12 de febrero, conejo a la cazadora con patatas crujientes; del 15 al 19 de febrero, lomo de jabalí braseado con crema de patata y de castaña; y del 22 al 26 de febrero, ragout de venado con chalotas, zanahorias y puerro con patatas crujientes. Exquisitas opciones para devorar Madrid en cuatro semanas.

Mercado de la Reina (Gran Vía 12, Madrid. Tel. 91 521 31 98)

 

Homenaje a la tortilla de patata

La tortilla, una de las joyas de la gastronomía española. Esa simple y económica receta que da lugar a un plato delicioso y castizo, bien merece una ruta, y la Asociación de Comerciantes de triBall la pone en marcha 11 al 13 de febrero. La I Jornada Gastronómica de la Tortilla de Patata nos invita a probar durante tres días un sinfín de variedades, desde las recetas más tradicionales (con o sin cebolla, jugosa o muy cuajada) hasta otras que incorporan bacalao, chorizo ibérico, curry, trufa, pimientos verdes… Tradición y vanguardia se darán la mano en un apetitoso recorrido por los bares de la zona (Villaverín, La Realidad, Casa Perico, Sidi, Rutabaga, Desengaño 13, Taberna Agrado, Cutxi…). Porque no hay dos tortillas iguales, y para decidirse primero hay que probarlas.