Despedimos una semana movidita. Y no solo por el terremoto que se generó en el mar de Alborán en la madrugada del lunes, y que además de causar heridas leves a 15 personas en Marruecos, provocó daños en inmuebles de Melilla por valor de casi 12 millones de euros. Que también.

Me refiero al seísmo político que ha estallado como consecuencia del enésimo caso de corrupción que salpica al Partido Popular, esta vez en la Comunidad Valenciana y, además, por la vuelta a los escenarios de Felipe González, otrora jarrón chino socialista y ahora, para algunos y algunas, auténtica punta de lanza del proceso de renovación o refundación del PSOE. Me parto.


La infanta Cristina tampoco se ha librado esta semana de ver su cara –o su título– en los quioscos… Mal que le pese.


La semana también dio para entretener las redes sociales con la polémica fotografía de Fran Rivera toreando una vaquilla con su hija en brazos, una imagen que llegó hasta la primera de El País y de la que se hicieron eco muchos medios internacionales.


En el plano internacional, las terribles consecuencias de la tormenta Jonas, que ha azotado con virulencia la costa este de Estados Unidos, ocupó titulares y fotografías de portada en muchos rotativos


También en España nos enfrentamos esta semana a fenómenos naturales…


Con todo, si hubiera que destacar dos portadas esta semana, nos quedamos con las de los rotativos catalanes La Mañana y Segre, que recogen el preciso momento en el que el campanario de la iglesia Sant Pere de Rossellò, en Lleida, se viene abajo. No se pierdan el detalle de la cigüeña que huye despavorida al percatarse de la tragedia…