El sector consigue su tercer año consecutivo marcando récord en llegadas de viajeros extranjeros aupado por el desvío de turistas que han dejado de ir al norte de África por la inestabilidad política.

El turismo español cumple unos pronósticos que, a fuerza de hacerse realidad año tras año, ya nadie ve peligr de pecar de optimistas. Y es que España ha convertido 2015 en el tercer año consecutivo en que logra récord de llegadas de turistas internacionales y lo ha hecho con una cota de 68,1 millones de visitantes, un 4,9% más que en el año anterior (3,2 millones de turistas más, en términos absolutos), según los datos difundidos hoy por el Instituto Nacional de Estadística.

Y el hecho de que sea el INE el que se encargue -sólo desde hace un par de meses- de elaborar la encuesta de movimientos turísticos hace que los datos no puedan considerarse más que provisionales y no del todo comparables con las cifras de la serie estadística que hasta ahora desarrollaba el Ministerio de Industria. Los datos definitivos, ajustados a la nueva metodología del INE, no se conocerán hasta dentro de más o menos un año. Pero el récord de turistas parece que, por evidente y holgado, no peligro pese a los vaivenes estadísticos.

El podio de los grandes mercados emisores de turistas lo ocuparon el año pasado Reino Unido, Francia y Alemania. Reino Unido, con 15,6 millones de turistas, un 4,5% más, se mantuvo como principal emisor de visitantes; seguido de Francia, con 11,5 millones de turistas, un 8,9% más; y Alemania, que aportó un 1,2% menos de visitantes, con 10,2 millones. También los países nórdicos arrojaron un resultado negativo al cierre del año, lo que no impidió que fueran el cuarto mercado emisor más importante para España, con casi 5 millones de llegadas, un 1% menos.

Cataluña fue la región que concentró más llegadas de turistas el pasado año, con 17,4 millones de viajeros, un 3,7% más que en 2014. Por detrás se situaron Baleares, con 11,6 millones, un 2,7% más, y Canarias, con 11,6 millones y un aumento del 1%. Andalucía ocupó el cuarto lugar, con 9,3 millones de visitantes, un 9,6 % más;  y le siguieron la Comunidad Valenciana, con 6,5 millones, un 4,3 % más, y Madrid, que fue la comunidad con mayor incremento de llegadas, del 13 %, con 5,1 millones de turistas.