Sufragar la construcción de un parque de atracciones no es igual de divertido que un paseo en el tiovivo ni tiene la misma seguridad que el tren de la bruja. En ocasiones se convierte en un callejón sin salida, como al que se ha visto abocado un proyecto que quería instalar un parque temático de la Paramount en la Región de Murcia. No obstante, algunos sí sacan provecho económico de esta actividad.

La puntilla le ha llegado por la vía judicial, aunque siempre tuvo un futuro complicado. El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Murcia ha paralizado de manera cautelar las obras de construcción de un parque temático de Paramount, la productora de cine estadounidense, en la localidad de Alhama.

De esta forma, la corte admite las reservas planteadas por Ecologistas en Acción acerca del proyecto, que podría invadir espacios protegidos medioambientalmente.

El propietario de la promotora del Paramount de Alhama, Jesús Samper, falleció en diciembre

Pero su construcción nunca ha estado asegurada. De hecho, siempre ha convivido con las dudas acerca del desarrollo de otros recintos de la misma cadena, Paramount Parks, en Europa. Además, como todo gran fiasco, también ha estado acompañado de promesas incumplidas, de falta de inversión y de algún que otro concurso de acreedores.

Por si no fuera poco, el principal impulsor de este proyecto murió a finales de diciembre. El propietario de la promotora Premursa, el empresario Jesús Samper, dejó huérfanos el pasado 18 de diciembre al parque temático y al Real Murcia, cuyas acciones también controlaba.

Una tragedia en la que todo lo que puede ir mal, va mal. Desde la compañía no han aclarado a SABEMOS si van a seguir adelante con el proyecto: “No tenemos nada que comunicar más allá de estar a la espera de que se reúna próximamente el consejo de administración de la sociedad Premursa para que se adopten las decisiones pertinentes”, han indicado por correo electrónico, en referencia al reciente deceso y a la consiguiente sucesión al frente de la empresa.

Foto: YouTube

Desde Paramount España tampoco han aclarado qué puede suceder, ya que la filial sólo gestiona la rama audiovisual en el país y no la de parques temáticos. La construcción estaba prevista para este año, lo que se antoja complicado dadas las circunstancias sobrevenidas.

En el aire -pero con plan urbanístico especial aprobado desde 2013- queda una iniciativa faraónica, con 55 hectáreas de parque temático y 78 de centro de ocio y restauración. Hoy solo quedan los planos pero no es el único proyecto que ha fracasado en la historia reciente.

Un mal ejemplo

La mayor parte de la mala fama que arrastra el sector proviene de los días remotos de Eduardo Zaplana al frente de la Generalitat Valenciana. Él fue el gran impulsor, a finales de los años 90’, de la construcción de un parque que quería competir de tú a tú con Port Aventura.

El resultado es de sobra conocido: Terra Mítica, un complejo de ocio en Benidorm protagonista de un caso de fraude fiscal que ahora mismo está visto para sentencia. Según la Fiscalía, la cúpula directiva sostuvo una trama de facturas falsas con la que consiguió desviar más de 2 millones de euros de dinero público; para sus integrantes se piden 8 años de cárcel, mientras que se exigen 26 años de prisión para el supuesto cabecilla de la trama, el empresario Vicente Conesa.

Terra Mítica, inaugurado en 2010, dio beneficios por primera vez en 2012

Sin embargo, el declive de Terra Mítica se produjo al margen de los tejemanejes urbanísticos. El parque tuvo problemas financieros desde el principio y la empresa hubo de declarar la suspensión de pagos -actual concurso de acreedores- debido a sus fuertes deudas. En su mayor parte, el desfase entre pasivo y activo se originó en la construcción, ya que la factura desbordó lo presupuestado en muchos millones de euros.

Finalmente, la gestión del parque se enderezó en 2010, cuando el grupo Santa-Maria se hizo con las participaciones de la Generalitat y de la banca. Consiguió redimensionar el parque y reflotarlo hasta alcanzar por primera vez los beneficios operativos en el ejercicio de 2012, 12 años después de su inauguración.

“Terra Mítica, desde que entró el nuevo propietario y cerró algunas unidades, está funcionando”, han confirmado fuentes del mercado consultadas por SABEMOS. “Terra Mítica tiene todos los ingredientes para funcionar”, han añadido, al tiempo que se han mostrado optimistas acerca del funcionamiento del mercado en el futuro.

Éxitos y grandes apuestas

“Hemos acusado durante mucho tiempo que Terra Mítica tuvo muchos problemas al principio. Ahora mismo, el sector de los parques temáticos sigue arrastrando esta reputación de deficitario pero funciona, y funciona bastante bien. La prueba es que se sigue invirtiendo en ellos”, han matizado estas fuentes.

En este sentido, han apuntado que alrededor de un 80% de los parques españoles son rentables en la actualidad.

Alrededor de un 80% de los parques españoles son rentables, según fuentes del sector

El sector de los complejos temáticos engloba realidades muy distintas, desde los tradicionales a los acuáticos, pasando por los parques de atracciones de ciudades de tamaño medio. Normalmente, han comentado las fuentes del mercado, los que acaparan los titulares son los grandes proyectos, un campo en el que se producen muchos anuncios y sólo algunos llegan a prosperar.

“Lo que al final acaba viendo la luz es un porcentaje muy pequeño. Pasa lo mismo que en el sector de los hoteles”, han subrayado.

Por lo tanto, creen, los problemas en la apertura de parques tienen más que ver con el factor especulativo de los anuncios, como el que de la construcción del Paramount Park en Murcia, que con dificultades estructurales del sector. “Hay casos particulares” han explicado “que pueden atravesar problemas, pero como cualquier empresa. Prueba de ello es que uno de los mayores grupos a nivel mundial es español, es Parques Reunidos”.

Parques Reunidos, efectivamente, ha conseguido situarse como uno de los operadores de referencia a nivel internacional, con más de 50 recintos gestionados en 12 países de todo el mundo.

No obstante, tampoco ha sido todo vino y rosas en la compañía, que comenzó con el Parque de Atracciones de Madrid como pieza fundacional y en los últimos tiempos ha traspasado las fronteras más ignotas para desembarcar en Dubai. De hecho, las pérdidas acecharon al grupo desde comienzos del milenio, aunque la entrada de los fondos de capital riesgo en su accionariado consiguió salvar a la empresa de la quema.

Foto: Flickr – Jeremy Thompson

Advent la sacó de la bolsa por 240 millones y después se la vendió a su actual propietario, el fondo Candover, por en torno a 1.000 millones de euros.

A día de hoy, Candover parece dispuesto a vender las acciones de la compañía por alrededor de 2.000 millones. Mientras algunos rumores apuntan a la salida a bolsa, otros ponen a la empresa en el escaparate para los fondos de inversión, incluido el propio Advent.

Así pues, la firma ha multiplicado su valor por 10 en 10 años. Y sigue creciendo, con unos ingresos de más de 500 millones de euros anuales que aumentan a razón de un 5%. Todo pese haber tenido que asumir también el Parque Warner, un agujero de dinero para la Comunidad de Madrid que, sin embargo, consiguió resucitar. “Warner ahora está bien, por no decir en crecimiento”, comentan las fuentes del sector consultadas.

La envidia del sector

Pero no está tan bien como el gran referente del sector, PortAventura. El parque tarraconense acumula más de 10 años en beneficios, según fuentes de la compañía. “Nosotros durante la crisis hemos seguido creciendo. Cada año intentamos tener novedades para que la gente repita”, han precisado.

Para ellos la clave está en la diversificación hacia el exterior. Por eso, su objetivo es que la mitad de visitantes venga del mercado nacional y la mitad del internacional.

Antes de la crisis, explican, el número de turistas que se acercaban a PortAventura se situaba alrededor de 3,5 millones de personas, mientras que ahora la cifra ronda los 4 millones. Del total, medio millón llegan de Francia, mientras que Rusia y Reino Unido aportan 400.000 y 250.000 visitantes al año, respectivamente.

PortAventura cuenta con alrededor de 4 millones de visitantes anuales

PortAventura comparte con el resto de parques españoles un pasado lleno de cambios en su capital. Los accionistas iniciales han desaparecido, después de que uno de los fundadores, La Caixa -antes de su cambio de nombre-, se deshiciera por completo de su participación, que llegó a alcanzar la práctica totalidad. No queda ni rastro de Universal, una productora como Paramount que estuvo entre los socios del parque temático durante un tiempo.

En la actualidad las instalaciones están controladas por el fondo Investindustrial, mientras que un 49% de las acciones están en manos del fondo KKR.

Quizá si el Paramount Park de Murcia hubiera contado con un fondo detrás, como Parques Reunidos y PortAventura en los últimos tiempos, podría haber evitado los problemas a los que se ha enfrentado. En cualquier caso, cada vez lo tiene más negro para salir adelante.