Los aeropuertos están hechos para coger vuelos y perder maletas. Esto es así. Se pierden más de 20 millones de maletas al año, por lo que si aún no has tenido la mala suerte de que tu equipaje se vaya de viaje sin ti, deberías estar preparándote para vivir la angustiosa experiencia. Algún día te tocará.

Te subes al avión, miras por la ventanilla, y ahí están empujando un carrito lleno de maletas en dirección a la bodega del avión. Entonces piensas: “¿Va ahí mi maleta? ¿Se les caerá por el camino? ¿Te imaginas que llego al aeropuerto y salen todas las maletas menos la mía?” Todas esas preguntas no tendrán respuesta hasta tres horas después, cuando por fin te encuentres frente a la cinta viendo maletas pasar.

De ahí solo te puedes ir de dos formas: feliz y con tu equipaje en la mano, o enormemente cabreado y habiendo perdido horas y horas tratando de localizar tu maleta, una maleta que si aparece será dentro de una o dos semanas (y pensar que para eso te tiraste todo un mes planeando lo que ibas a meter).

Dos gallegos, Santiago Álvarez y Lucía Taboada, se han propuesto poner fin a este problema. Para ello han creado un dispositivo que se coloca en el interior de la maleta y que permite conocer la localización del equipaje desde el móvil mediante el uso de una app.¿Su nombre? Wimbag, que nace de la pregunta ‘Where is my bag?’ (que en español traduciríamos como ‘¿Dónde está mi maleta?’).

Cerca de 100 gramos de peso, un tamaño de 80 x 60 x 15 mm y una batería que dura hasta cinco días (aunque se baraja la posibilidad de que se pueda aumentar su capacidad). Así es Wimbag que, además de revelar la ubicación de la maleta, también permite al usuario recibir notificaciones en caso de extravío, posible robo y apertura no autorizada del equipaje.

Para conocer un poco más sobre este dispositivo, recurrimos a Santiago Álvarez, CEO de Wimbag, que comenta como el dispositivo cuenta con una tarjeta SIM, que es la que permite la localización, y cuyo servicio de datos es totalmente gratuito durante los seis primeros meses. A partir de ahí, una vez pasado ese tiempo, se podrá adquirir la tarifa mensual por menos de tres euros, o la anual por cerca de veinte euros.

No se puede acceder a la localización de la maleta mientras estamos en pleno vuelo, por lo que debemos esperar a aterrizar para conocer si la maleta ha llegado al destino adecuado. Eso sí, no necesitaremos tener la tarifa de datos activada, pues según nos cuenta Santiado Álvarez, también podemos configurar el servicio para que se avise por medio de un SMS de la posición del equipaje.

Santiago Álvarez, CEO de Wimbag

Además Wimbag reconoce los datos del vuelo del usuario alertándolo en caso de que la maleta llegue a un aeropuerto incorrecto.

Pero esta startup quiere ir un paso más allá, facilitando a sus usuarios la gestión de recuperación del equipaje en caso de pérdida directamente desde la aplicación, evitando largas esperas y colas en el aeropuerto. Aunque esto es algo en lo que aún andan trabajando. El CEO de Wimbag explica que “actualmente tenemos dos preacuerdos con dos aerolíneas europeas que dependen de una serie de hitos que debemos alcanzar en los próximos meses para que se concreten”.

El proyecto busca financiación a través de Kickstarter, donde han lanzado una campaña de crowdfunding con la que esperan recaudar 50.000 euros que irán destinados a “la fabricación de las unidades y los moldes de las carcasas”, señala Santiago Álvarez. Se prevé que sea en julio cuando comiencen a repartirse los primeros Wimbag a los mecenas que hayan apostado por este dispositivo.