España es el país de la Unión Europea que más pernoctaciones en establecimientos hoteleros registró en 2015, tras mejorar en un 4,3% su marca del año anterior, según los datos ofrecidos por la Oficina europea de estadística (Eurostat).

La mayoría de estas noches de hotel, además, fueron reservadas por clientes no residentes en España (267,7 millones de las pernoctaciones, es decir, un 64% del total).

España consolida así su plaza de líder, seguido por Francia, con 413 millones de pernoctaciones, de Italia (385 millones de noches ocupadas) y Alemania (379 millones). Estos países también registraron mejores cifras que en el año anterior, pero ninguno de ellos contó con un crecimiento tan alto como el español.

Los aumentos más destacados se produjeron en Rumanía (15,9%), Eslovaquia (11,5%) y República Checa (10,3%), mientras que Letonia y Bulgaria registraron las pérdidas más pronunciadas, con una caída del 1,3 y del 1,1% respectivamente.

Además, en términos absolutos, Eurostat indica que uno de cada cinco huéspedes no residentes se alojaron en España (267,7 millones de pernoctaciones). Italia (191 millones de noches hoteleras) y Francia (134 millones) son los siguientes países elegidos como destino por los huéspedes no residentes.

En total, el número de noches de hotel ocupadas en 2015 en la Unión Europea se situaron cerca de las 2.800 millones de pernoctaciones, lo que supone un incremento del 3,2% respecto a 2014, siguiendo la tendencia de mejora que se constata desde 2009.