La Mesa de la Cámara resuelve que la formación naranja se instale en las filas bajas del centro, justo encima de los ministros. Era el mismo lugar que reclamaba Podemos, que tendrá que sentarse en las bancadas superiores. Patxi López lamenta que no haya habido “consenso” y el partido morado critica que se les mande “al gallinero”.

Ciudadanos ya tiene lugar asignado en el hemiciclo del Congreso de los Diputados. La formación que preside Albert Rivera ocupará las filas bajas del centro del hemiciclo, justo encima de la bancada de los ministros, un lugar preeminente al que también aspiraba Podemos. La Mesa de la Cámara, órgano encargado de asignar los escaños definitivos a los diputados, ha acogido una “gran discrepancia” al respecto, ha informado su presidente, Patxi López. Finalmente, PP y Ciudadanos han hecho valer su mayoría para resolver a favor de Rivera. El PSOE se ha dividido: López ha avalado la postura de Podemos y Micaela Navarro se ha sumado a la de populares y naranjas.

Las dos formaciones que esta legislatura se estrenan en el Congreso pugnaban por un lugar estratégico, que permite disponer de mejor tiro de cámara en las sesiones. El propio López ha admitido que una cuestión que siempre ha sido “administrativa” en esta ocasión ha adquirido un cariz “político” hasta el punto de provocar la disputa.

El trámite corresponde gestionarlo a la vicepresidenta primera de la institución, Celia Villalobos (PP), que ha confeccionado una distribución que relega a Podemos a las filas superiores. El partido morado se ha negado a respaldarlo y al final se ha forzado la votación, con los tres miembros del PP apoyando a los dos de Ciudadanos. Navarro, presidenta socialista y señera miembro del PSOE andaluz, ha decidido adherirse al primer bloque y otorgarle una mayoría aún mayor. López, encargado de explicar lo ocurrido, ha reconocido que prefería otra solución y haber alcanzado el “consenso”.

Junto a Ciudadanos, ocuparán esos puestos bajos y centrales quienes siempre lo habían hecho, los nacionalistas vascos y catalanes. Podemos no se ha tomado nada bien la decisión de la Mesa, que coloca a los 65 parlamentarios de su grupo encima de PSOE, ERC, Ciudadanos, PNV y Democràcia i Llibertat. Su portavoz parlamentario, Íñigo Errejón, ha criticado la “cacicada contra el cambio” y que se haya mandado a los suyos “al gallinero”. También ha anunciado que impugnarán la decisión. Idéntica reacción ha tenido el líder de la formación, Pablo Iglesias.

La distribución de los escaños ya fue muy comentada en la sesión constitutiva de las Cortes, el pasado miércoles 13. Ese día los diputados se colocan por su cuenta, según vayan llegando, y los de Podemos y Ciudadanos madrugaron para estar allí los primeros, ocupando la fila inmediatamente superior a la de los ministros. Dirigentes morados -Iglesias, Errejón, Bescansa- compartieron fila entonces con los naranjas -Rivera, Girauta, Villegas-. Una estampa que no volverá a repetirse.

Podemos ya criticó en su momento también el acuerdo de PP, PSOE y Ciudadanos para la conformación de la Mesa, que permitió a López hacerse con la presidencia y a los de Rajoy y Rivera sumar mayoría. Una mayoría que ya ha empezado a tomar decisiones.