La biblia nos dejó a David y Goliat como recurso para hablar de luchas desiguales. Gracias a la literatura también tenemos a Frodo Bolsón y Sauron. En el mundo empresarial sucede lo mismo. Pequeños proyectos que se enfrentan con sus armas a los colosos financieros. En PayThunder, autoconsiderados freek tecnológicos , el pago móvil es su anillo.

Y es que el pago móvil está de actualidad. Mejor dicho, está de moda hablar sobre él. ¿Cuánta gente paga con su smartphone la cuenta de un restaurante? Según cuenta a SABEMOS Francisco Javier Gómez, fundador de PayThunder, se prevé que en 2019 el 90% de los pagos se haga a través del móvil. Solo faltan tres años.

Son pronósticos de mercado, confiesa, aunque está convencido de que será así. No en vano PayThunder es una de las herramientas de pago móvil que está de moda. Con su app permite poder recibir ofertas, promociones y descuentos en el móvil para poder pagar o canjearlos en los comercios. Busca una compra rápida, sin pensarlo. Un pago móvil directo, sin complicaciones. Así de simple es su estrategia.

Francisco Javier asegura que están en la cresta de la ola. Cuenta que ahora mismo llevan a cabo pruebas piloto con grandes compañías, entre ellas Carrefour. Además, dice orgulloso que han llegado a Panamá y muy pronto lo harán a México.

El entusiasmo choca de frente con la ciénaga de la realidad, como lo harían Frodo y Sam: ¿Realmente el pago móvil tiene recorrido en un futuro inmediato? El fundador de PayThunder sale al paso con un “sí” rotundo. Usa el ejemplo de las zonas azules y verdes de Madrid, donde mucha gente ya no usa las máquinas para pagar los “tickets de la ORA” cuando aparca, sino que utiliza su móvil mediante una app para realizar el pago.

“Lo importante es que se está creando tendencia. El pago tradicional no aporta nada al comercio, y el comercio es el que promueve este tipo de soluciones. Es decir, si al comercio se le aporta algo diferente, serán ellos quienes lo promuevan”. La cadena de valor en el pago móvil se vuelve fundamental. Francisco Javier asegura que si no existe algo disntinto [vuelve a hablar de “valor añadido”] a un comercio le dará lo mismo que le pagues con tarjeta de crédito o en efectivo. Así, queda reflejado que el usuario no es quien controla la situación, sino el dúo que representan las entidades financieras y los comercios.

Para ilustrar esta situación, el fundador de PayThunder pone un ejemplo. Una madre va a echar gasolina y lleva un niño pequeño. Una vez que ha llenado el depósito debe pagar. ¿De qué vale tener un móvil con NFC para pagar si tiene que pasar por caja entrando en el establecimiento? Es decir, esa madre no quiere dejar a su hijo pequeño solo, pero tampoco quiere sacarlo de la sillita (que eso cuesta). Lo ideal sería una herramienta de pago móvil para que desde el vehículo pueda ejecutar la operación. De lo contrario, como asegura Francisco Javier, da lo mismo pagar con móvil o con tarjeta si la operativa es igual.

El pago móvil sin tecnología solo es pago

“El pago móvil tipo Samsung Pay o Apple Pay no aporta nada. Si ellos consiguen aportar algo de valor, sí que triunfarán”. La idea de valor, como acción diferente a lo que se puede hacer con una tarjeta, sigue inundando las palabras de Francisco Javier. Presume del alto componente tecnológico con el que cuenta PayThunder. Es más, se considera un freek tecnológico. Por eso es optimista con su apuesta.

Una de las principales críticas que hace a estos sistemas de pago de los gigantes tecnológicos es que no hayan buscado un concepto global. Es decir, “si volvemos a mirar el caso de Apple Pay, que funciona solo con NFC, no es una tecnología global, no todo el mundo puede tener un acceso fácil y sencillo”. Aquí deja, incluso, un recado para la compañía de la manzana. Afirma que tecnológicamente ellos han aportado más que Apple al desarrollo del pago móvil.

Los bancos no son malos, son aliados

Toca hablar de los bancos. Sorprende no oír ni una sola mala palabra hacia las entidades financieras. Por normal general, las startups del segmento fintech son muy críticas con los bancos. A fin de cuentas son rivales con menos recursos, aunque a veces mejores ideas. Y eso conlleva a una curiosa batalla.

En esta encrucijada hay dos ideas que destaca el fundador de PayThunder. En primer lugar señala que España es uno de los ecosistemas bancarios más avanzados del mundo, y cree que eso es positivo para la evolución del pago móvil. Por otra parte, cree que, a diferencia de otros segmentos de los negocios fintech, en el que ellos se mueven el sistema regulatorio funciona a la perfección y está todo controlado.

Pese a todo, sí hay recado a las tradicionales entidades financieras. “Los bancos son como el ojo de Sauron, están viendo qué hay por ahí para meterse. Tienen grandes inversiones a nivel de innovación, y eso ayuda”. No obstante, cree que los bancos, al igual que sucede con las grandes tecnológicas, no están llegando a aportar ningún valor a los usuarios. En muchos casos están copiando conceptos y metiéndose en el mercado. Aunque ante todo, confiesa Francisco Javier, son aliados.

“Los bancos compran, participan y apoyan”. Cree que lo más inteligente es aliarte con los bancos, mejor que andar peleando. Al menos así lo ven desde PayThunder que, de momento, están seguros de los pasos que dan.