No se puede pensar en unas vacaciones sin internet. Pase lo que pase, el ser humano tiene que estar conectado en todo momento. El turismo no es ajeno a esta tendencia y desde hace muchos años los hoteles ofrecen WiFi a sus clientes, un servicio básico que se ha convertido en la estrella de la oferta de los establecimientos y que determina en muchos casos el grado de satisfacción de los usuarios.

Ya no es nada nuevo que los hoteles ofrezcan WiFi -gratis o de pago- a sus clientes. Se da por sentado. Como ha afirmado el gurú Andy Stalman durante el ciclo de conferencias sobre turismo y tecnología Fiturtech, el WiFi se ha convertido en una commodity, en un producto que satisface una necesidad pero no aporta ningún valor añadido.

Eppur si muove. Pese a que este servicio no contribuye a la diferenciación de los hoteles de su competencia, las grandes cadenas siguen invirtiendo en mejorar sus redes.

“El WiFi es nuestro principal problema o principal dolor de cabeza”, ha asegurado el responsable de tecnología (CIO) de Riu Hotels, Miguel Reynés. El ejecutivo ha coincidido con los homólogos de su industria en destacar este servicio como el más importante de su área durante el ciclo de conferencias sobre tecnología y turismo Fiturtech, incluido en la feria Fitur que se está celebrando esta semana..

Tanto es así que Iberostar, una compañía con hoteles repartidos por todo el mundo, ha “desmontado el servicio de WiFi del grupo y lo ha vuelto a montar” para mejorar su calidad, como ha comentado el CIO de la empresa, Tomeu Bennasar.

En algunos casos, el WiFi es el punto de entrada para incorporar otras innovaciones. Es el caso de Meliá, que está utilizando estas redes en 2 de sus hoteles de República Dominicana para conocer a sus clientes con todo lujo de detalles. La multinacional, como ha explicado su CIO Christian Palomino, es capaz de interpretar las posibilidades que tiene un visitante de visitar un restaurante, tan solo con conocer su historial de movimientos por las instalaciones.

Pero hay vida después del WiFi.

Otras innovaciones

Además de las redes para conectarse a internet, los hoteles vigilan especialmente el campo de la movilidad. Los directivos tecnológicos reunidos en Fiturtech han señalado que el progreso vendrá de la interacción con los clientes a través de sus dispositivos móviles, así como de sus wearables.

En este sentido destaca la apuesta de Palladium por las pulseras inteligentes; gracias a la tecnología contactless, el cliente puede pagar directamente con su brazalete y olvidarse de llevar nada encima al ir a las playas de sus resorts, como ha resumido el CIO de la empresa, Tomás Rodicio.

No obstante, como no podría ser de otra manera, el futuro también llegará de la mano del internet de las cosas, basado en la conexión de múltiples dispositivos y sensores, y del análisis del big data generado por los usuarios. El WiFi es ahora mismo el centro de la tecnología para la industria hotelera pero el sector tiene mucho camino por recorrer hasta que consiga sacar partido a todas las posibilidades de la revolución digital.

Foto: Flickr – Charleston’s TheDigitel