El grupo español estudia, muy en serio, ejercer su derecho de recompra sobre el 60% de la operadora de hoteles que vendió al fondo ARC en 2013. Crestline explota 100 hoteles en Estados Unidos.

Sea hambre, sea voracidad, pero Barceló tiene ganas de crecer. El año pasado compró Occidental Hoteles, creó junto a Hispania la primera socimi europea dedicada al inmobiliario hotelero, ultima una gran alianza para desembarcar en China a lo grande, quiere sumar entre 15 y 20 proyectos nuevos cada año en los próximos ejercicios… Y ahora se plantea seriamente volver a tomar las riendas de su expansión en Estados Unidos.

Barceló desembarcó en el gigante americano en 2002. Lo hizo con la adquisición del grupo de gestión de hoteles Crestline Capital (que pasó a denominarse Barceló Crestline Hotels & Resorts), lo que le permitió sumar de un plumazo 48 hoteles y seis centros de convenciones en EEUU.

En 2013 el grupo de la familia Barceló decidió replegarse en ese mercado y vendió el 60% de Crestiline al fondo de inversión ARC, una operación con la que la compañía española mantenía (y mantiene aún hoy) el 40% restante. Entonces la operadora hotelera tenía en cartera un total de 74 establecimientos.

En ese contrato de venta de la participación mayoritaria de la que era su filial en EEUU, Barceló incluyó una cláusula en la que se reservaba un derecho de recompra del paquete vendido a ARC. Una cláusula que expirará a finales de este año.

Y Barceló se plantea seriamente ejercer ese derecho y retomar el control total de Crestline, según explica Raúl González, consejero delegado para la región EMEA de Barceló Hotels & Resorts. “Es una actividad gestora que nos gusta y estamos estudiando si acabamos recomprando esta participación”, apunta el directivo.

Cuando se desprendió del 60% de la compañía, Barceló dejó de contabilizar como propios los establecimientos estadounidenses. En 2014, la compañía mallorquina descontó de su portfolio en todas las comunicaciones públicas la cartera de Crestline y el grupo pasó de un día para otro (y al menos de manera formal) de 169 a 95 hoteles.

Crestline actualmente explota exactamente 100 hoteles, y la recompra del 60% le permitiría a Barceló, también de un día para otro, duplicar su tamaño, desde los 104 establecimientos que actualmente opera en una veintena de países. La compañía adoptará una decisión definitiva sobre la recuperación del paquete accionarial en los próximos meses. Sea hambre, sea voracidad, pero a Barceló se le nota con ganas de volver a ser grande Estados Unidos.