Muchos escépticos llegaron a creer que el 4G era una invención. Algo que los operadores vendían como la panacea de la conexión móvil, pero que no llegaba nunca. Después de tanto tiempo parece que esta tecnología coge su sitio, y Orange quiere presumir de ello.

A falta de fútbol, bueno es el 4G, deben estar pensando en Orange. Por ello, la compañía naranja ha hecho público los datos de tráfico que se cursan a través de esta tecnología. Concretamente, según afirman desde el operador entre los días 11 y 17 de enero, el tráfico 4G alcanzó el 52,7% del total cursado por las redes de Orange, lo que supone el máximo histórico en esta tecnología.

El dato, que no deja de ser un apunte casi comercial, deja una lectura entre líneas reseñable. Por un lado, el propio uso de la tecnología 4G. Y es que según estos datos, y extrapolando a lo que puede suceder en la competencia, los clientes ya estarían navegando a la velocidad ultrarrápida que los operadores habían prometido de manera clara.

Por otra parte, que se haya incrementado el dato de tráfico de datos con este tipo de tecnología solo puede significar una cosa: que poco a poco el número de terminales móviles que soportan esta tecnología ha aumentado. Y eso es bueno para los fabricantes y la industria. Significa que hay una renovación del “parque móvil”, y que no está tan estancado como se piensa.

En cuanto a los datos de Orange, reseñan que el tráfico de datos 4G cursado por sus redes móviles supera ya a la suma del tráfico del resto de tecnologías móviles (2G y 3G). Este hito se alcanzó por primera vez a finales de 2015 y se ha consolidado en los primeros días de 2016. Así, durante la semana pasada, la  tecnología 4G alcanzó el 52,7% del tráfico total cursado por las redes de Orange.

En este sentido, la compañía ha incrementado hasta 6 veces el volumen de tráfico 4G anual gestionado por su red a lo largo de 2015. Por otra parte, en 2014 el tráfico 4G representó el 12% del total cursado en red y en 2015 avanzó, hasta superar el 50% a finales del año.