Gastarse más de 600 euros en un móvil no es una broma. Acceder a un terminal de gama alta no está al alcance de todos. Así pues, una vez que se decide hacer esa inversión, como puede pasar este año con el iPhone 7, lo mejor será cuidar un poquito el cacharro .

Para ello, desde Panda se permiten dar consejos que todo usuario de un iPhone 7, o cualquier otro terminal de la compañía de la manzana, debería escuchar (leer en este caso). Y es que cada vez damos más información a nuestros dispositivos. Fotografías, cuentas de correo, detalles bancarios… demasiada información para caer en manos ajenas. Es por ello que prevenir no viene mal.

  1. Identificación segura

Si algo bueno tienen los nuevos dispositivos de Apple es la posibilidad de dejar a un lado las contraseñas para elegir otro método de autenticación: los sensores biométricos instalados en la pantalla reconocen la huella dactilar para desbloquear el teléfono y acceder a servicios y aplicaciones. Así se puede cambiar la clave de acceso por una más larga y compleja (y menos predecible).

  1. Oculta la información de la pantalla

¿De qué sirve cambiar el sistema de autenticación si dejas información disponible en la pantalla? Es posible mostrar mensajes de WhatsApp, correos y hablar con Siri sin necesidad de desbloquear la interfaz, pero también podrá hacerlo un tercero con no muy buenas intenciones. Si se usa la biometría para desbloquear el teléfono, no se tardará nada en acceder a las notificaciones, así que lo mejor es que se desactive todas estas opciones poco seguras.

  1. Utiliza la verificación en dos pasos

El iPhone no permite usar al mismo tiempo la identificación biométrica y una contraseña en el teléfono, pero se puede configurar tus cuentas de internet (iCloud, correo, bancos, etc.) para tener un proceso de verificación en dos pasos al acceder a ellas. De esta manera, se tendrá una clave y un token, un código que se recibirá en cualquier dispositivo mediante un mensaje de texto o a través de una aplicación de seguridad, como Google Authenticator.

  1. Cuida tus pasos en Internet

No todo gira en torno a las contraseñas: las huellas que se dejan en internet también pueden ser rastreadas sin que tengan las claves. La mejor manera de evitarlo es asegurarse de que las cookies, el historial y otra información almacenada por el navegador no esté a disposición de los ciberdelincuentes. Cualquier navegador, incluido Safari, permite moverse por la Red de forma segura y en los ajustes del dispositivo se puede acceder al historial y borrarlo, al igual que las contraseñas que se hayan guardado.

  1. Límites para las apps

Otro ámbito en el que se debe mantener los ojos abiertos es en el de las aplicaciones. Hay que asegurase de que su procedencia es fiable y, si necesitan conocer la ubicación u otro tipo de datos comprometedores, hay que verificar que se trata de una información que realmente necesitan. Se debe revisar de vez en cuando las condiciones de privacidad para conocer los posibles cambios.

Apple y su trabajo

Por otra parte, a nivel corporativo, esta semana que ha conocido un dato curioso sobre Apple, y es que cuenta con 22.000 empleados en Europa, 1.400 de los cuales se encuentran en España.

Según la compañía de Cupertino (California), su actividad genera 1,46 millones de empleos directos e indirectos en Europa. De los 22.000 empleados que Apple tiene en 19 países europeos, 14.100 trabajan en sus 109 tiendas físicas -cuya media es de un centenar de trabajadores-.

Los empleos indirectos responden a 1,2 millones de profesionales que trabajan con iOS y la tienda de aplicaciones y otros 241.000 están relacionados con las 4.700 compañías proveedoras de Apple en Europa.

Apple ha asegurado que los desarrolladores europeos se han embolsado 10.200 millones de euros gracias a la actividad de la App Store, que desde su lanzamiento en 2008 ha proporcionado a los desarrolladores de todo el mundo 36.500 millones de euros.