Hispania quiere casi duplicar su actual cartera hotelera en sólo dos años, Meridia se plantea lanzar una socimi específica de inmuebles hoteleros y Merlin busca activos que generan caja desde el primer momento.

La inversión en inmuebles hoteleros se disparó en España el año pasado por encima de los 2.600 millones de euros (2.614 millones, según el último informe de la consultora Irea; 2.650 millones según los cálculos de JLL Hotels & Hospitality). Un nuevo máximo histórico que pulveriza el anterior récord, de 2006, en plena burbuja inmobiliaria, con 1.800 millones. Y un dato que también más que duplica los en torno a 1.100 millones de euros de 2014, que ya se veía en el sector como un buen año.

as protagonistas indiscutibles del desorbitado incremento de las compraventas son las socimis (sociedad cotizada de inversión inmobiliaria). Un tipo de vehículo inversor que disfruta de muy atractivas ventajas fiscales y que ha concentrado operaciones de compra de hoteles por casi 1.000 millones de euros a lo largo de 2015 (en concreto, 984 millones, según los datos de Irea), trece veces más que el ejercicio anterior, cuando sólo cerraron compras por 74 millones.

Pues las socimis ya se preparan para otro 2016 intenso, en el que puede que no se repitan los registros en máximos históricos, pero en el que las sociedades van a dar la batalla por seguir creciendo.

Hispania: de 9.000 a 15.000 habitaciones en 2017

Hispania, la socimi de Azora participada por el magnate George Soros, fue la gran protagonista de las adquisiciones inmobiliarias del sector hotelero del año pasado. Creó junto a Barceló la socimi hotelera BAY, y ejecutó inversiones por importe de 850 millones en el sector (70 millones de ellos en reformas de los inmuebles adquiridos). Y ahora no oculta su intención de jugar “fuerte” y se prepara para “inversiones agresivas”, según aseguró Fernando Gumuzio, consejero de Hispania y socio fundador de Azora, en el 8º Foro de Liderazgo Turístico organizado ayer por Exceltur.

Hispania cuenta actualmente con inmuebles hoteleros con unas 9.000 habitaciones y su objetivo, según reconoció Gumuzio, es alcanzar las 15.000 habitaciones en sólo dos años, incorporando activos tanto vacacionales como urbanos y centrándose en los de cuatro y cinco estrellas.

Para el ejecutivo de Hispania, España, potencia turística a escala global, sigue ofreciendo “una gran oportunidad de inversión” en hoteles. Y es que en nuestro sector hotelero sigue teniendo un gran peso la propiedad de inmuebles por parte de los hoteles. Alrededor del 70% de los inmuebles son propiedad de los propios hoteleros o las propias cadenas, mientras que en Estados Unidos un 70% de los hoteles son propiedad de inversores inmobiliarios puros.

En pleno boom, y con tantas oportunidades en el mercado, Meridia Capital parece dispuesta, por su parte, a crear su propia socimi hotelera. No fue un anuncio, y es que el presidente de la sociedad de gestión, Javier Faus, se quedó en un mensaje más prudente de que no se descarta constituir el vehículo inversor para el sector turístico. Y es que, para Faus, en el mercado hotelero español “hay condiciones y espacio” para tres o cuatro socimis estrictamente dedicadas a los inmuebles hoteleros.

Merlin, la otra gran socimi que opera en el mercado español, no tiene el sector hotelero entre sus prioridades. Sus principales activos y el objetivo principal de sus inversiones son oficinales, inmuebles comerciales y también vinculados a la logística. Pero los hoteles, ni mucho menos, quedan fuera del foco. Merlin cerró el año la compra de los activos de Testa, el brazo iknmobiliario de Sacyr, y entre ellos estaban once hoteles, convirtiéndose así en una de las grandes operaciones del año en el sector.

El presidente y consejero delegado de Merlin, Ismael Clemente, apostó por una estrategia en que la rentabilidad tiende a ser permanente, con cash flow continuo con los activos hoteleros incorporados. “Condicionamos la inversión a un rendimiento constante, bucando la estabilidad del flujo de caja”, subrayó. “Buscamos que el resultado de los activos hoteleros sea continuo, anual. Y para ello se ajustan mejor los activos urbanos”.