Acciona y FCC han asegurado que están colaborando con las autoridades en la investigación abierta por el fraude en contratos de la empresa pública Acuamed y que ha conllevado la detención de varios directivos de ambas compañías, cuyas oficinas han sido registradas.

Según ha explicado a Efe un portavoz de Acciona, efectivos de la Guardia Civil se personaron ayer en las oficinas de Acciona Infraestructura para recabar información. “Acciona desconoce los hechos que han dado lugar a la investigación y las actuaciones han sido declaradas secretas, por lo que no es posible facilitar más información”, ha añadido el portavoz, que ha subrayado que han facilitado a las autoridades cuanta información y documentación le han requerido.

Según la misma fuente, desde Acciona continuarán colaborando activamente con la justicia en el esclarecimiento de los hechos con la confianza “de nuestra correcta actuación conforme a la legalidad vigente”.

Desde FCC han coincidido en señalar que, por el momento, desconocen las acusaciones que se les imputan porque las diligencias están bajo secreto y han subrayado que cuando se conozcan actuarán y se pronunciarán al respecto. “Hemos colaborado con la justicia y las autoridades desde el primer momento y hemos entregado la información que nos han solicitado”, han asegurado hoy a Efe fuentes de FCC. Fuentes conocedoras de las actuaciones han apuntado que en el caso de esta compañía, los registros se han llevado a cabo en su sede central de Madrid.

El fraude en torno a contratos de Acuamed podría ascender a unos 25 millones de euros, según han informado a Efe fuentes de la investigación.

En la operación Frontino, dirigida por la Fiscalía Anticorrupción y el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, han sido detenidas por el momento trece personas, entre ellas el director general de la empresa Aguas de las Cuencas Mediterráneas, Arcadio Mateo del Puerto, la directora de Ingeniería y Construcción de esta entidad y sus delegados en Murcia y Valencia. Asimismo han sido arrestados responsables de empresas adjudicatarias de los contratos como Acciona y FCC.

La UCO investiga en esta operación, que sigue abierta, una supuesta trama que desde Acuamed habría adjudicado de forma fraudulenta obras y falsificado certificaciones y liquidaciones para aumentar significativamente las cantidades a abonar a las empresas adjudicatarias.