“La Revolución siempre nos enseñó que nunca daremos la espalda a todos aquellos que en momentos difíciles, con presiones en contra de EEUU, no tuvieron miedo. nos tendieron la mano, apostaron por Cuba e invirtieron. Siempre les priorizaremos”, asegura en Madrid el ministro cubano de Turismo, Manuel Marrero, ante empresarios turísticos españoles.

Cuba puede convertirse de nuevo en tierra de oportunidades para los españoles. El Gobierno de Raúl Castro se ha embarcado en una “actualización” de su modelo económico para ganar eficiencia, para dar un relativo protagonismo a la iniciativa privada (relativo, sí) y también para captar nueva inversión extranjera.

Un cambio de rumbo económico que se produce en mitad de la reanudación de las relaciones con Estados Unidos, de la salida de Cuba de la lista negra de países que patrocinan el terrorismo y de los primeros pasos hacia un eventual levantamiento del bloqueo norteamericano.

Las empresas españolas, singularmente las vinculadas con el sector turístico, ya han mostrado su interés por participar en este nuevo tiempo y han empezado a explorar activamente las nuevas oportunidades. El Gobierno cubano invita a los inversores extranjeros a participar en un total de 246 proyectos empresariales por valor de 8.710 millones de dólares (unos 8.000 millones de euros al cambio actual).

“Los americanos van a venir, pero van a venir bailando la música que vamos a tocar nosotros”, dice el ministro cubano de Turismo

Los proyectos van de las energías renovables a las infraestructuras, de la alimentación a la industria del motor. Y el turismo tiene un papel protagonista en este intento de captar inversiones en el exterior. Entre hoteles y residencias de nueva construcción, el Ministerio de Turismo espera sumar gracias a la inversión foránea un total de 21.100 nuevas habitaciones a la planta de la isla, según se recoge en Cuba. Cartera de oportunidades de inversión extranjera, un documento que se ha convertido en referencia de consulta permanente en muchos despachos de compañías españolas [ver aquí el documento completo y aquí el apartado específico sobre proyectos de turismo].

Cuba trata de captar casi 2.200 millones de dólares (unos 1.900 millones de euros) para la construcción, durante los próximos cinco años, de un total de 17 nuevos hoteles repartidos por toda la isla, siete villas de residencias turísticas y dos macrocomplejos de turismo de golf. Y los grupos hoteleros españoles, que actualmente gestionan más del 80% de las habitaciones de Cuba, analizan el medio centenar de proyectos turísticos que quiere impulsar el Ejecutivo de Rául Castro.

Favorecer a “los que no tuvieron miedo”

Con este escenario, el temor a que el levantamiento del embargo por parte de Estados Unidos suponga un avalancha de llegada de compañías norteamericanas a la isla es evidente entre las huestes empresariales españolas. Pero el Gobierno cubano parece dispuesto a tranquilizar a las compañías españolas.

“Estamos priorizando a las compañías que estaban antes. Les damos más terreno, más hoteles, más posibilidades de inversión. Eso es así. No les vamos a dar la espalda, les vamos a dar la mano”, sentencia Marrero

“La Revolución siempre nos enseñó que nunca daremos la espalda a todos aquellos que en momentos difíciles, con presiones en contra de EEUU, no tuvieron miedo, nos tendieron la mano, apostaron por Cuba e invirtieron. Siempre les priorizaremos”, ha asegurado hoy en Madrid el ministro cubano de Turismo, Manuel Marrero, ante decenas empresarios turísticos españoles presentes en el 8º Foro de Liderazgo Turístico organizado por Exceltur.

Estamos priorizando a las compañías que estaban antes. Les damos más terreno, más hoteles, más posibilidades de inversión. Eso es así. No les vamos a dar la espalda, les vamos a dar la mano”, sentenció Marrero. “Los americanos van a venir, pero van a venir bailando la música que vamos a tocar nosotros”, dijo entre los aplausos de los asistentes.

Las empresas estadounidenses tienen prohibido por ley desde hace medio siglo tener relaciones comerciales y ejecutar inversiones en Cuba. Pero es más que previsible que Washington acabará levantando el bloqueo a la isla a medio plazo. El ministro cubano de Turismo reconoció que “todos los grandes touroperadores de Estados Unidos y todas las grandes compañías de cruceros ya han ido a Cuba” a conversar con el Gobierno y con los grupos turísticos estatales de la isla. “Tienen ya planes de inversión”, admitió Marrero.

“La llegada de las compañías norteamericanas será buena para todos, también para las empresas españolas”, apuntó Marrero. “Va a generar una mayor competencia, y eso y va a traer una elevación de la calidad y de la competitividad”.